Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

El oro se ha apreciado más de un 3.500% desde 1970

7 de marzo de 2019

Los inversores más reticentes a los metales preciosos suelen esgrimir argumentos como que el oro no ofrece ninguna rentabilidad, que es una “reliquia bárbara” o que, en comparación con otros activos como las acciones o los bonos del tesoro, no tiene nada que hacer. Sin embargo, su seguridad y capacidad de preservar el poder adquisitivo están fuera de toda duda. Y en cuanto a su rentabilidad, sobre todo a largo plazo, tampoco: desde 1970, la onza de oro se ha revalorizado más de un 3.500%.

 

En términos de inversión, el oro físico tiene que competir con una serie de activos que, en muchas ocasiones, brillan más y se revalorizan más rápido, atrayendo la atención de los inversores. Es el caso, por ejemplo, de las acciones, que permiten unas ganancias más rápidas, a costa de una mayor volatilidad.

Rentabilidad del oro a largo plazo

Analizando fríamente los datos, el oro muestra sus mayores ventajas en el largo plazo. Según las estadísticas publicadas por el Consejo Mundial del Oro, la onza de oro estaba valorada en apenas 36,2 dólares el 1 de enero de 1970 (precio de la London Bullion Market Association). Casi medio siglo después, el 1 de enero de 2019, su precio sobrepasaba los 1.300 dólares la onza, es decir, más un 3.500% de subida (ver gráfico).

Gráfico de la revalorización del oro desde 1970

Hay que tener en cuenta, además, que en 1971 el entonces presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, decidió acabar con la convertibilidad del dólar en oro, que había sido establecida en los Acuerdos de Bretton Woods. Desde ese momento, el metal se ha revalorizado más de un 10% al año.

Incluso teniendo en cuenta el impacto de la inflación en los años transcurridos, la revalorización del metal precioso ha sido espectacular. Su precio máximo se alcanzó el 5 de septiembre de 2011, con 1.895 dólares la onza. En otras dos ocasiones, (febrero y octubre de 2012), la onza de oro volvió a rozar los 1.780 dólares la onza.

Desde entonces, aunque se ha registrado una cierta caída, el precio del metal se ha mantenido siempre por encima de los 1.100 dólares la onza, salvo en un par de momentos puntuales a lo largo de 2015. 

Revalorización del oro en los últimos 10 años

Acotando un poco más la evolución, en los últimos 10 años, la revalorización del metal ha sido de más de un 75%, pasando de los 987,8 dólares la onza del 1 de enero de 2009, a los más de 1.300 dólares que se registraron el pasado 1 de enero (ver gráfico).

Revalorización del oro en los últimos 10 años

Todo ello demuestra que, frente a los argumentos de que el oro no ofrece rendimientos como las acciones o los bonos, el metal esgrime una de sus cualidades principales: su capacidad para mantener el poder adquisitivo pese al transcurso del tiempo.

Ante semejantes datos, no resulta extraño comprobar que, desde 2001, la demanda global de oro de inversión se haya incrementado a una media anual del 15%. En los últimos años, además, las experiencias adquiridas durante la crisis de 2008 han hecho madurar a los inversores y centrarse más en una adecuada gestión del riesgo, en la que el oro desempeña un papel cada vez más relevante.

Oro vs. resto de activos

La comparativa entre el oro y los principales activos que atraen la atención de los inversores demuestra también que el metal precioso es una buena apuesta, sobre todo para el largo plazo (ver gráfico).

Gráfico de rentabilidad del oro vs otros activos 

Como se puede apreciar en el gráfico, en los años transcurridos desde 1971, la revalorización media anual del oro en dólares ha sido del 10,45%, un porcentaje muy similar al del resto de activos con los que compiten.

En ese mismo periodo, las acciones de Europa, Australasia y Extremo Oriente (EAFE) crecieron un 11,07% anual, mientras que las acciones estadounidenses lo hicieron a un 10,52%. Las materias primas se revalorizaron un 10,76% anual, mientras que los bonos estadounidenses (+7,53%) y el dólar (+4,92%) quedaron muy por debajo.

Comparativa a 20 años

En la comparativa a 20 años, tan solo la revalorización media anual de las acciones de los mercados emergentes (+13,59%) supera a la del oro (+8,77%). Las acciones estadounidenses (+6,49%) y las de EAFE (+5,8%) no superaron al metal, como tampoco lo hicieron los bonos estadounidenses (+4,61%), las materias primas (+3,6%) ni el dólar (+1,92%).


Comparativa a 10 años

En cuanto a la comparativa de los últimos 10 años, el oro se situó en un cómodo punto medio (+5,2%), por debajo de las acciones estadounidenses (+12,99%), las de los mercados emergentes (+11,14%) y las acciones EAFE (+7,4%), pero superando a los bonos estadounidenses (+3,52%), el dólar (+0,38%) o las materias primas (-2,76%).

Banner Análisis El papel del oro ante la posible caída del actual sistema monetario

Oro vs. inflación y divisas

La revalorización del oro a lo largo de estos años le ha permitido también superar al índice de precios al consumo de Estados Unidos, debido a que cuenta con fuentes de demanda muy diversas. De esta forma, el oro no solo ha contribuido a preservar el capital, sino que también lo ha ayudado a crecer.

Siguiendo con la inflación, el oro se ha convertido también en un elemento básico de protección frente a ella. Así, según los datos del Consejo Mundial del Oro, en los años en que ésta ha superado el 3%, el oro se ha revalorizado por encima del 15%.

Además, a lo largo del último siglo, el oro ha superado a las principales divisas, manteniendo su valor mientras el dólar estadounidense, los sucesivos marcos alemanes (mark, reichsmark, deutschemark), la libra esterlina, el yen o el euro han sufrido importantes devaluaciones.

La razón de esta actuación del oro es que el metal cuenta con un stock muy limitado que apenas ha crecido, en términos de producción minera, un 1,6% anual durante las dos últimas décadas. En cambio, las divisas “fiat” pueden ser emitidas sin límite por parte de los respectivos bancos centrales, para apoyar sus políticas monetarias, ya que no están respaldadas nada más que por la confianza en sus gobiernos.

El complemento ideal para la cartera de inversión

cartera inversion oro dolar acciones

Teniendo en cuenta su revalorización a largo plazo, el oro resulta fundamental a la hora de ejercer de elemento diversificador de la cartera de inversión.

Su escasa correlación con otros activos, su liquidez y el hecho de que su suministro sea muy limitado le permiten controlar los riesgos que asumen los inversores.

De ahí que, en momentos de inestabilidad en los mercados, el oro se convierte en destino de los inversores que quieren reducir la exposición al riesgo de sus carteras.

Aunque otros activos como los hedge funds, las materias primas o el mercado inmobiliario se han considerado también como elementos de diversificación, lo cierto es que la experiencia de la crisis de 2008 y 2009 demuestra que esos activos cayeron junto a los mercados, y solo el oro acabó ejerciendo ese papel.

Los principales gestores de carteras recomiendan a los inversores una exposición al oro de entre el 2 y el 10% de su inversión, aun asumiendo una revalorización muy prudente, de entre el 2 y el 4%, muy por debajo de la media histórica.

Como ya hemos visto en otro post,  existen varias formas de invertir en oro, aunque desde Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión proponemos los planes de compra de oro físico, que permiten aprovechar mejor las ventajas de este activo.

Newsletter

Descarga GRATIS el ebook

Formulario de contacto

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro). Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

C/ Corazón de María, 15. Primera Planta. | 28002 Madrid

Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión © 2018