Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

7 maneras de invertir en oro

30 de mayo de 2019

En anteriores posts de este blog hemos explicado las razones por las que es conveniente invertir en oro, así como las ventajas que presenta éste frente a otros activos de inversión. Una vez que tenemos claro que queremos invertir en oro, hay otra decisión que debemos tomar: ¿de qué forma queremos realizar nuestra inversión? Existen hasta siete modalidades principales de inversión en oro. Veamos cuáles son:

 

ÍNDICE DE CONTENIDOS:

1. Oro papel
2. Lingotes de oro
3. Monedas de inversión o bullion
4. Monedas de colección
5. Planes de inversión en oro
6. Oro digital
7. Acciones de compañías mineras

La decisión está tomada: tenemos el dinero en el bolsillo y la intención de invertir en oro, uno de los activos más seguros del mundo, con una revalorización media anual del 9,1% desde el año 2001. Ahora bien, ¿de qué forma queremos realizar nuestra inversión? Existen muy diversas opciones, en función del perfil del inversor, de la cantidad de dinero que quiera invertir, del horizonte temporal, de la necesidad de liquidez…

A grandes rasgos, podemos discernir hasta siete modalidades de inversión en oro: el llamado oro papel; oro físico en sus diversos formatos (lingotes, monedas de inversión y monedas de colección); planes de inversión en oro; nuevas fórmulas de inversión en oro digital, por medio de tecnología blockchain; y acciones de compañías mineras.

1. Oro papel

 

Oro papel ETF

Oro papel ETF | Fuente: usmoneyreserve.com

 

El nombre de oro papel incluye a una serie de instrumentos de inversión que están referenciados al oro, pero que no confieren al inversor la propiedad del metal. Este tipo de inversión se lleva a cabo por medio de diferentes fórmulas (ETF, certificados, opciones, futuros…), en virtud de las cuales las entidades emisoras asignan una determinada cantidad de oro a cada uno de los contratos.

Los inversores en oro papel pasan a tener un contrato en el que se les reconoce una determinada cantidad de oro. Sin embargo, hay que tener en cuenta que ese contrato no otorga directamente la propiedad del oro.

Por eso, una de las principales críticas que recibe esta fórmula de inversión en oro es que se trata de un mercado irreal y susceptible de explotar en cualquier momento

Uno de los principales argumentos que se utilizan para demostrar que la negociación de títulos referenciados al oro, como los ETF, constituye un mercado irreal y susceptible de explotar en cualquier momento, es el hecho de que los bancos negocian cientos de veces con el mismo oro.

La cantidad de oro que circula bajo la fórmula de estos contratos es, en realidad, muy superior al que realmente custodian las entidades emisoras en sus cámaras acorazadas. Esto implica que cuando un inversor reclama la entrega del oro que, en virtud del contrato, le corresponde, la entidad le obligue a aceptar su valor en dinero.

Más aún: si todos los inversores se pusieran de acuerdo en reclamar su oro a la vez, se produciría una crisis de liquidez como la que afectaría a cualquier entidad bancaria si todos sus depositantes acuden a retirar su dinero. Cualquiera que haya visto la película “¡Qué bello es vivir!”, protagonizada por James Stewart, sabrá a que nos referimos.

 

Fotograma de la película de ¡Qué bello es vivir!

Fotograma de la película de ¡Qué bello es vivir! | Fuente: elpais.com

 

Como pone de manifiesto Egon Von Greyerz, experto en el mercado de los metales preciosos:

“Los bancos están negociando con el dinero de sus clientes hasta entre 20 y 50 veces por encima de sus fondos reales, para evitar que los poseedores de títulos referenciados al oro o la plata dejen de fiarse y reclamen la entrega de sus metales. Porque el día que eso suceda y que tengan que sacar los lingotes de oro y plata, el juego habrá terminado”.

Otra cosa es el oro físico, opuesto al oro papel. El oro físico es el que se puede tocar, el que sí acaba en manos de los inversores, bien custodiado directamente por ellos o bien en la cámara acorazada de alguna empresa especializada. Existen varias formas de invertir en oro físico, que son las que repasamos a continuación.

 

2. Lingotes de oro

 

Smart Pack C Hafner Lingotes oro 2gr

Smart Pack C·Hafner: Lingotes de oro 2gr

 

Una de las principales fórmulas para invertir en oro físico son los lingotes. Según el último informe Gold Focus 2019, el año pasado se vendieron un total de 780,9 toneladas de lingotes de oro en el mundo, un poco menos que las 781,7 toneladas del año anterior.

El este de Asia fue la región más activa, con unas ventas de 460,7 toneladas, un 8% más que el año anterior, mientras que Europa ocupó el segundo lugar, con 127,7 toneladas, un 15% menos.

Existe una gran variedad de lingotes de oro a disposición de los inversores. Lo más habitual es que sean de formatos inferiores a los llamados “lingotes bancarizados”, que pesan 400 onzas (12,44 kilos) y son los que habitualmente se acumulan en las cámaras acorazadas de los bancos centrales.

Para los inversores particulares existen lingotes en formatos más pequeños: desde un gramo hasta un kilo. Estos lingotes más pequeños tienen un proceso de fabricación diferente de los grandes, ya que se fabrican troquelando una lámina de oro, en vez de fundiendo el metal en moldes.

 

Lingotes de oro de inversión de C Hafner

Lingotes de oro de inversión de C·Hafner de diferentes formatos

 

Cada refinería o casa de la moneda incluye un diseño específico en los lingotes, para hacerlos más atractivos para los inversores e incluso convertirlos en objetos de colección.

La gran diversidad de tamaños hace que los pequeños inversores puedan recurrir a este interesante activo desde un modesto precio de entrada (un lingote de un gramo puede salir por menos de 60 euros) y con la ventaja de estar exentos de IVA en la Unión Europea, al tratarse de oro de inversión.

Además, las refinerías están innovando con nuevos formatos, cada vez más interesantes para los clientes. En la última World Money Fair celebrada a principios de febrero en Berlín, la refinería alemana C-Hafner presentó una “tableta” formada por la unión de diez lingotes de un gramo de oro cada uno, que podían separarse, cada uno en su correspondiente blíster sellado, para regalar o vender en caso de necesidad.

Por supuesto, a la hora de invertir en lingotes hay que ser cuidadoso con la procedencia de los mismos: confiar en una empresa que ofrezca las debidas garantías, verificar que se trata de lingotes “Good Delivery” y comprobar que vienen en un blíster cerrado y con su correspondiente certificado. Solo así será posible garantizar su origen cuando se quiera venderlos para obtener liquidez.

 

3. Monedas de inversión o bullion

 

Moneda de inversión de oro de EEUU

Moneda de inversión de oro de EEUU | Fuente: sharpspixley.com

 

Otra fórmula para invertir en oro físico es hacerlo por medio de monedas de inversión, conocidas en España como “bullion”. Como ya explicamos en un post anterior, son monedas que están destinadas, como su nombre indica, a servir como objeto de inversión. Por ello, lo importante es la cantidad de metal precioso que contienen y la pureza del mismo, más que el posible valor numismático que puedan tener por su diseño.

El citado informe Gold Focus 2019 apunta que durante el año pasado se vendieron en todo el mundo monedas de inversión por un peso total de 296,8 toneladas, un 16% más que en 2017.

Oriente Próximo fue la región más activa en este tipo de operaciones, con 90,7 toneladas (un 51% más que el año anterior), mientras que en Europa la cifra fue de 44 toneladas (un 2% más).

Entre las monedas de inversión en oro más populares se encuentran el Krugerrand sudafricano (la primera moneda de inversión del mundo, creada en 1967), el American Eagle estadounidense, la Filarmónica de Austria, la Hoja de Arce de Canadá, el Panda chino o el Soberano británico.

 

Bullion de oro de diferentes países

Bullion de oro de diferentes países | Fuente: londongoldbullion.co.uk

 

Al igual que en el caso de los lingotes de oro, existen múltiples formatos de estas monedas, que suelen oscilar entre una onza (31,1 gramos) y 1/20 de onza. El hecho de que sean acuñadas por casa de la moneda de prestigio internacional garantiza que cuando el inversor quiera desprenderse de ellas para obtener liquidez, no tenga problemas para hacerlo, ya que son conocidas y apreciadas mundialmente.

También disfrutan de ventajas fiscales, igual que los lingotes, al estar consideradas oro de inversión, por lo que están exentas de la tributación del IVA en la Unión Europea.

 

4. Monedas de colección

 

Moneda de colección acuñada en oro, homenaje a Star Wars

Moneda de colección acuñada en oro, homenaje a Star Wars | Fuente: govmint.com

 

Además de las monedas de inversión o bullion, es posible también invertir en oro físico por medio de las llamadas monedas de colección, que son aquellas que están acuñadas en este metal, pero que no tienen la consideración de monedas de inversión.

Pueden ser monedas acuñadas en nombre de algunos países por grandes casas de la moneda internacionales, que buscan satisfacer a la vez el interés de los inversores en oro y el de los coleccionistas, aficionados a una determinada temática.

En los últimos tiempos no es extraño observar la aparición en el mercado de una amplia gama de monedas de oro, acuñadas con los más diversos motivos: personajes de comic, de dibujos animados, de sagas de películas, de personajes literarios, conmemorativas de momentos históricos, dedicadas a piezas artísticas… la variedad es enorme.

Estas piezas tienen un público determinado, aunque el hecho de que estén acuñadas en oro, generalmente con un cuidado acabado (proof o similar), las hace atractivas también para los inversores.

Otra cuestión más complicada son las piezas numismáticas, acuñadas por diversos estados en diversas épocas históricas. Se trata de un mercado muy específico y complejo, ya que a su contenido en oro se añade el valor numismático que puedan tener, y que depende de múltiples factores: su rareza, estado de conservación…

 

5. Planes de inversión en oro

Existen otras fórmulas de inversión en oro físico, más flexibles y que garantizan la posesión del metal. Se trata de los planes de inversión en oro, una fórmula comercializada en España por Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión que mantiene las ventajas de la inversión en oro físico (seguridad, liquidez, universalidad) y elimina los inconvenientes derivados del sobrecoste que el inversor tiene que pagar a la hora de adquirir un lingote o una moneda.

 

Costes de adquisición oro físico

 

En efecto, cuando un inversor compra oro al peso, se ve obligado a pagar entre un 20 y un 30% de prima sobre el precio del metal, debido a los gastos de fabricación, transporte, comisiones…

Esto implica que, a la hora de venderlo, habrá que hacerlo por un porcentaje superior a ese sobrecoste, para obtener un margen de beneficio. Mediante los planes comercializados por SEMPI, el cliente puede adquirir la mayor cantidad posible de oro con su dinero, evitando los sobrecostes mencionados.

No hay que confundir estos planes de inversión en oro con los contratos de oro papel, ya que en este caso sí existe una adjudicación del metal, que pasa a ser propiedad del inversor y que éste puede optar por custodiar en su casa o hacerlo en las instalaciones de una compañía especializada en la custodia de metales preciosos.

 

6. Oro digital

 

Oro digital a través de cryptomonedas y blockchain

Oro digital a través de cryptomonedas y blockchain | Fuente: coingape.com

 

Las nuevas tecnologías como el blockchain y la aparición de las criptomonedas han llevado a la aparición de nuevas fórmulas de inversión en oro digital.

La tecnología blockchain, que es la que está detrás de las criptomonedas, permite la aparición de un nuevo comercio de oro en un entorno digital, respaldado por oro físico, que permitirá a los usuarios comerciar entre ellos sin intermediarios e invertir a partir de cantidades muy pequeñas.

Existe una gran variedad de fórmulas, puestas en marcha por diversas empresas e incluso por alguna casa de la moneda internacional como la Royal Mint británica. En países como la India, donde el comercio del oro es una actividad muy importante, especialmente en determinados periodos del año, han surgido numerosas empresas que permiten a los pequeños inversores realizar inversiones desde cantidades menores, exclusivamente por medio de su teléfono móvil.

Aunque la tecnología siempre es un avance en todos los ámbitos, en el caso de la inversión en oro plantea algunos interrogantes como los que afectan al oro papel: la seguridad de poder redimir la inversión en oro físico en el momento y la garantía de que va a haber oro suficiente para todos los inversores.

 

7. Acciones de compañías mineras

 

Minero con pepita de oro

Minero sosteniendo una pepita de oro

 

Por último, también se puede invertir en oro de forma indirecta, por medio de las compañías que se ocupan de extraerlo del subsuelo. Esta opción de inversión podría incluirse también dentro del apartado de oro papel, aunque preferimos tratarlo por separado, debido a sus peculiaridades.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que no se trata de una inversión en oro físico y que estamos hablando de acciones de compañías mineras, que cotizan en los mercados de capitales, con la volatilidad y el riesgo que éstos llevan aparejados.

Por tanto, no se trata de una inversión recomendada a quienes buscan la tranquilidad y la seguridad de un valor refugio como el oro.

Además, el sector minero del oro está sujeto a cierta volatilidad, derivada de sus resultados económicos y variables como la cantidad de oro producida, los costes de producción y otras variables que pueden afectar a las minas, como la conflictividad laboral, el precio de la energía o el estado de la divisa local.

En estos momentos, el sector vive un proceso de concentración, provocado por el interés de las grandes compañías de incrementar su producción adquiriendo minas ya en explotación, en vez de invertir en exploraciones que tardarán años en producir.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que este sector ha cosechado importantes revalorizaciones en los últimos tiempos: durante la caída generalizada de las bolsas durante el cuarto trimestre de 2018, en que la mayoría de los valores registraron pérdidas de dobles dígitos, los valores de las compañías mineras de oro se revalorizaron un 13,7% de media.

 

Newsletter

Descarga GRATIS el ebook

Formulario de contacto

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

C/ Corazón de María, 15. Primera Planta. | 28002 Madrid

Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión © 2018