Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

El oro físico, una solución aún mejor que la inversión pasiva

3 de octubre de 2019

El aumento de la cultura financiera ha permitido que cada vez más personas se acerquen al mundo de la inversión, desprovistos de los prejuicios y el miedo reverencial que este sector, antaño solo para iniciados, infundía. Cada vez se hacen más populares nuevas fórmulas para invertir, basadas en la sencillez, como la llamada gestión o inversión pasiva. Pero hay medios de inversión incluso mejores, más sencillos y seguros: por ejemplo, el oro físico.

 

Hace tiempo ya que el mundo de la inversión dejó de ser coto exclusivo de unos iniciados, que manejaban los conocimientos necesarios para adentrarse en terreno desconocido. El aumento de la cultura financiera y el empeño de algunas empresas por hacer accesible la inversión a los ciudadanos con modestos ahorros ha permitido que, hoy en día, cualquier persona con un excedente de dinero se plantee invertirlo.

Bien es cierto que la reciente crisis económica y algunas malas prácticas en la comercialización de productos financieros por parte de la banca (participaciones preferentes, swaps, productos estructurados, bonos islandeses…) han incrementado la desconfianza entre los inversores menos avezados, ante el temor de resultar víctimas de un engaño.

 

¿Qué es la inversión pasiva?

 

Que es la inversion pasiva

 

Uno de los conceptos que se ha puesto de moda en los últimos años ha sido el de inversión pasiva. En líneas generales, la gestión pasiva de la inversión (característica de los inversores minoristas) viene a identificarse con colocar los ahorros en productos financieros de riesgo moderado, como la renta fija o las acciones, con el objetivo de percibir una remuneración anual, sin necesidad de llevar un control detallado y realizar una gestión pormenorizada de la misma.

Estrictamente, la inversión o gestión pasiva se basa en la teoría de que el mercado es maduro y eficiente, por lo que resulta una pérdida de tiempo y dinero realizar prospecciones y vaticinios acerca de la evolución futuro, para obtener unas rentabilidades superiores a las del propio mercado.

Por tanto, la gestión pasiva confía en títulos e instrumentos con un riesgo moderado y una evolución predecible, lo más pegada al mercado posible.

 

Características de la inversión pasiva

 

Entre las principales características de la inversión activa se encuentran las siguientes:

  • Este tipo de inversiones siguen a los mercados en vez de tratar de superarlos.
  • Resulta más barata que otras opciones, ya que no implica pagar altas comisiones para retribuir a los gestores, dado que la gestión es mucho más sencilla.
  • Su rotación es escasa: los títulos permanecen durante mucho tiempo en la cartera de inversión, por lo que cuenta con un importante beneficio fiscal, ya que no se generan impuestos por ganancias de capital.
  • Ofrece una mayor diversificación que otras inversiones.
  • Permite ahorrar mucho tiempo (y preocupaciones) en la gestión.

 

El oro físico, la alternativa

 

Frente a este nuevo estilo de invertir, con el objetivo de igualar al mercado, existen otras alternativas. Por supuesto, una gestión activa podría generar rentabilidades superiores a las del mercado pero, como hemos explicado en otros posts, a coste de exponerse a un mayor riesgo que, en determinadas circunstancias, puede ocasionar pérdidas de parte de los invertido.

El oro de inversión, en cambio, puede ser una alternativa interesante a la inversión pasiva, pero sin ese componente de riesgo que caracteriza a la gestión activa. Un repaso a los datos de revalorización de los distintos activos de inversión sirve para valorar el papel que ha desempeñado el oro.

 

Grafica oro vs otros activos de inversion

 

Según el Consejo Mundial del Oro, en los últimos 20 años el metal precioso ha superado la revalorización de los principales activos (acciones de EEUU, bonos del Tesoro, materias primas, dólar…), quedando tan solo por detrás de la revalorización de las acciones de los países emergentes.

La comparación con las principales divisas mundiales también resulta completamente favorable al oro, que ha superado su revalorización desde el año 1900, como se puede ver en el gráfico.

 

Grafica oro vs divisas

 

 

Ventajas del oro de inversión frente a la inversión pasiva

 

Ventajas del oro de inversion frente a la inversion pasiva 

 

En cuanto a las ventajas que ofrecía a los inversores la gestión pasiva, el oro físico también tiene mucho que decir:

  • Más que igualar a los mercados, la revalorización del oro físico llega incluso a superarlos, por lo que se convierte en una opción de inversión muy interesante, con ausencia de riesgo.
  • Invertir en oro no requiere muchas comisiones: apenas la prima que lleve el lingote o la moneda y, en caso de que se quiera ceder su custodia a una empresa especializada en vez de tenerlo en casa, un coste mensual moderado.
  • El oro físico cuenta también con beneficios fiscales, ya que está exento de IVA en la Unión Europea y tan solo está sujeto al impuesto sobre ganancias de capital cuando se vende. Mantenerlo en la cartera no supone pagar más impuestos.
  • En términos de diversificación, el oro es el rey: los principales gestores de carteras recomiendan incluir oro en un porcentaje de entre el 2 y el 10%, para aprovechar su carácter de activo refugio y su escasa correlación con los demás activos.

Tampoco requiere de mucho tiempo para gestionarlo. Simplemente se invierte en él, con la tranquilidad que supone contar con un activo que no se deprecia y que puede hacerse líquido en cualquier momento.

 

Newsletter

Descarga GRATIS el ebook

Calcula tu jubilación

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 902 750 800

C/ Corazón de María, 15. Primera Planta. | 28002 Madrid

SEMPI Gold España © 2019