Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

¿Qué son los bullion o monedas de inversión?

2 de mayo de 2019

Habitualmente, los metales preciosos de inversión se presentan en dos formatos: lingotes o monedas, también llamadas bullion. Otras opciones, como las joyas, constituyen una fórmula de inversión en algunos países como la India, pero no se contemplan a nivel global como una fórmula adecuada, ya que la pureza del metal que contienen es mucho menor que en el caso de los lingotes o monedas. ¿Qué características debe reunir una moneda acuñada en metales preciosos para ser considerada un bullion?

 

¿Lingotes o monedas de inversión? Ésta es la primera disyuntiva que se le plantea a un inversor a la hora de acercarse a los metales preciosos. Sobre los lingotes de inversión “Good Delivery” y sus características ya hemos escrito en este blog. Hoy vamos a explicar qué son las monedas de inversión o bullion.

En primer lugar, hay que precisar que el término “bullion”, en inglés, significa “lingotes de oro” o, en general, oro de inversión. Las monedas de inversión que en España y en el vocabulario especializado de las casas de la moneda mundiales conocemos como bullion (aunque evidentemente es un vocablo técnico, no aceptado por la Real Academia Española), en inglés se denominarían “bullion coins”.

Por tanto, a efectos de este artículo y por lo que a Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión respecta, utilizaremos el término bullion tal y como lo entendemos en España, es decir, como monedas de inversión.

 

Peso y pureza

Hecha esta precisión lingüística, el bullion o moneda de inversión es una pieza que está destinada, como su nombre indica, a servir como objeto de inversión. Es decir, lo importante es la cantidad de metal precioso que contiene y la pureza del mismo, más que el posible valor numismático que pueda tener por su diseño.

Por ello, en este tipo de monedas va reflejado tanto el peso como la pureza del metal precioso. En cambio, en las monedas circulantes no se reflejan estos datos porque figuran en las leyes de acuñación de moneda del país correspondiente.

Moneda de oro American Eagle - 1 onza

El peso de los bullion suele ir expresado en onzas troy (unidad de peso equivalente a 31,10 gramos), sus múltiplos y divisores. Existen monedas de inversión desde 1/50 de onza hasta 10 onzas o incluso más.

En algunos casos, el peso se expresa en gramos (en el caso del bullion chino, el Panda, que en 2016 pasó de pesar una onza a 30 gramos, una medida más familiar para los inversores chinos). También se utilizan la métrica decimal para las versiones de un kilo o más de algunos bullion de plata acuñados por determinadas cecas mundiales.

 

Acuñación

Otra de las características de las monedas de inversión es que están acuñadas por una casa de la moneda de prestigio, lo que constituye un certificado de garantía para los inversores, ya que presupone la autenticidad del metal y la calidad de la acuñación. En muchos casos, se encuentran respaldadas por un Estado.

Acuñacion de monedas de inversión Filarmonicas de Oro - Casa de la Moneda de Austria

Acuñacion de monedas de inversión Filarmonicas de Oro – Casa de la Moneda de Austria (Münze Österreich

 

Aunque llevan grabado el año de acuñación, por lo general no suelen existir diferencias entre las emisiones de los distintos años en cuanto a composición o diseño. Solo en algunos casos (de nuevo, el Panda chino) el diseño cambia anualmente. Por tanto, su valor deriva de su composición en metal precioso y no del año de su acuñación o diseño, lo que constituye otra de las grandes diferencias con respecto a las monedas de colección, que cuentan con un valor numismático en función de su rareza, su historia, su grado de conservación…

A efectos legales en España, según se establece en el Anexo Noveno de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, se consideran monedas de inversión las que cumplan los siguientes requisitos:

  • Que sean de ley igual o superior a 900 milésimas.
  • Que hayan sido acuñadas con posterioridad al año 1800.
  • Que sean o hayan sido moneda de curso legal en su país de origen.
  • Que sean comercializadas habitualmente por un precio no superior en un 80% al valor de mercado del oro contenido en ellas.

El Diario Oficial de la Unión Europea publica, antes del 1 de diciembre de cada año, el listado de las monedas consideradas como oro de inversión para el año siguiente y sucesivos.

 

¿Cuál fue el primer bullion?

El origen de estos bullion o monedas de inversión hay que buscarlo en un país que fue la cuna de la minería de oro durante siglos, Sudáfrica, y en una fecha relativamente reciente: 1967.

Como es sabido, la situación social y política de ese país era muy convulsa, ya que estaba dominado por los descendientes de los antiguos colonos holandeses, los bóers (“colonos”, en holandés), que habían aprobado leyes segregacionistas que limitaban los derechos de la población negra. Era el llamado sistema del “apartheid” (“separación”, en afrikáans), que fue combatido por la comunidad internacional mediante un bloqueo económico y político a Sudáfrica, promovido por los Estados Unidos.

Uno de los carteles que dividían las playas entre la población blanca y negra. | Fuente: izquierdaweb.com

 

Este bloqueo impedía al país exportar uno de sus recursos más preciados: el oro, ya fuera en polvo o en lingotes. Sin embargo, desde la South African Mint (Casa de la Moneda de Sudáfrica, con sede en Johanesburgo) se ideó una fórmula para exportar el oro sudafricano, sorteando el bloque internacional.

La idea consistía en la acuñación de una moneda de oro de 916 milésimas, con una pequeña parte de cobre, para reforzarla (de ahí el color rojizo del oro de estas monedas), que pesaba una onza troy (31,10 gramos) y no contaba con valor nominal.

Había nacido el Krugerrand, cuyo nombre se debe a la combinación del apellido de Stephanus Johannes Paulus Kruger (líder de la resistencia bóer contra el Reino Unido y presidente de la República de Sudáfrica) y el rand, la moneda del país.

Krugerrand de oro 1967

Krugerrand de oro de 1967. | Fuente: govmint.com

 

Precisamente su anverso muestra el retrato de perfil de Paul Kruger, con el nombre del país en afrikáans e inglés “Suud-Afrika South Africa”. En el anverso aparece un antílope denominado Springbok, animal que constituye un emblema del país.

La idea triunfó y en los años 70 del siglo pasado se convirtió en una pieza muy popular entre los inversores que deseaban piezas pequeñas de oro. Solo entre 1974 y 1985, se calcula que Estados Unidos importó alrededor de 22 millones de estas monedas. El objetivo de sortear el bloqueo a la exportación del oro sudafricano se había logrado a la perfección.

Según datos de la Rand Refinery, la empresa sudafricana encargada de su comercialización, publicados en 2017, con motivo del 50 aniversario del Krugerrand, desde que se acuñó por primera vez, el 3 de julio de 1967, se han vendido un total de 53,5 millones de onzas, que han generado más de 21.500 millones de dólares de ingresos en divisas para Sudáfrica. El 90% de esas onzas se han vendido en el exterior.

 

Un modelo imitado

El éxito de Sudáfrica con esta nueva fórmula de inversión en oro hizo reflexionar a otros países, que pronto se lanzaron a imitar este ejemplo.

Bullion de oro de diferentes países

Bullion de oro de diferentes países. | Fuente: londongoldbullion.co.uk

 

La primera en hacerlo fue la Royal Canadian Mint (Real Casa de la Moneda de Canadá) que lanzó la Hoja de Arce (Maple Leaf) en 1979. La Royal Australian Mint (Real Casa de la Moneda de Australia) comenzó a acuñar en 1981 el bullion de oro “Nugget” (pepita). Un año más tarde, en 1982, China lanzó su propio bullion, para el que acudieron a uno de sus principales iconos: el oso panda.

La United States Mint (Casa de la Moneda de los Estados Unidos), consciente de la cantidad de Krugerrand que estaban importando desde Sudáfrica, comenzó a acuñar sus American Eagle en oro en el año 1986. En 1987, se incorporó la británica Royal Mint, con su Britannia; y así sucesivamente hasta completar un total de 18 países que compiten en el mercado de los bullion de oro.

 

Plata, platino y paladio

Además del oro, la fórmula de acuñación de monedas bullion se extendió al resto de metales de inversión. En el caso de la plata, con piezas tan icónicas como la Filamónica, acuñada por la Münze Österreich desde 2008; el American Eagle (1986); o el Arca de Noé emitido por Armenia y acuñado por la ceca alemana Geiger Edelmetalle desde 2011.

La emisión de estos bullion de una onza de plata ha permitido popularizar la inversión en este metal, ya que se trata de unas piezas cuyo precio resulta asequible para los inversores más modestos: se pueden conseguir por poco más de 20 euros.

También los nuevos metales de inversión (platino y paladio) han comenzado a utilizarse para acuñar bullion. Estados Unidos comenzó a acuñar los American Eagle en platino desde 1997 hasta 2008, de forma ininterrumpida, y volvió a acuñarlos en 2014. Desde entonces, prácticamente cada año hay una versión en platino de los Eagles.

Bullion de platino - American Eagle

Bullion de platino – American Eagle | Fuente: platinumeagleguide.com

 

En 2016, la Münze Österreich austriaca acuñó por primera vez su Filarmónica en una onza de platino y, en 2017, la Royal Mint británica inició su serie “Las Bestias de la Reina” en este metal. Un año después, la casa de la moneda del Reino Unido añadió a su catálogo de bullion de platino la versión en este metal de su Britannia.

Incluso el bullion pionero, el Krugerrand, tuvo su propia versión en platino, aunque fue una emisión especial conmemorativa del 50 aniversario de su creación, solo para el año 2017.

Bullion de platino - Krugerrand

Bullion de platino – Krugerrand | Fuente: govmint.com

 

Por último, el paladio ha sido utilizado de forma habitual por la Royal Canadian Mint para la acuñación de la versión en este metal de su bullion Maple Leaf, aunque en los últimos años, al calor de la revalorización de este metal y su popularización entre los inversores, se han sumado también otras cecas como la United States Mint.

En suma, los bullion o monedas de inversión son una fórmula más de inversión en metales preciosos, muy indicada para pequeños inversores, que pueden gestionar mejor su patrimonio debido a la gran variedad de formatos y pesos disponibles.

 

Newsletter

Descarga GRATIS el ebook

Formulario de contacto

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro). Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

C/ Corazón de María, 15. Primera Planta. | 28002 Madrid

Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión © 2018