Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

¿Qué formato es el más adecuado para invertir en metales preciosos físicos?

30 septiembre 2021

A la hora de invertir en oro físico, existen diversos formatos entre los que puede optar el inversor. Cada uno de ellos tiene sus ventajas y sus inconvenientes y, en gran medida, la elección dependerá de los gustos y de las circunstancias particulares de cada uno. En este post vamos a explicar las principales opciones que existen y algunos pormenores.

De igual forma que la inversión en metales preciosos puede realizarse de formas muy diferentes (físico, ETF, contratos de futuros, acciones de compañías mineras, oro digital sin asignar…), a la hora de optar por el oro o la plata físicos, existen también varias opciones.

Las tres principales son lingotes, monedas de inversión (‘bullion’) y medallas (‘rounds’).


Lingotes

Respecto a los lingotes, existen pocas dudas: todo el mundo sabe identificarlos sin temor a confusión. Pueden ser de tamaños muy variables, desde apenas unos gramos a más de 12 kilos.

Los más pequeños, como ya hemos explicado en otro post de este blog, no se fabrican con moldes y oro fundido, sino con un troquel que perfora una lámina de oro, un sistema muy parecido al de la acuñación de monedas.

Opinion positiva sobre el oro - lingotes de oro SEMPI gold

 

En cambio, los de peso superior a un kilo se fabrican de la manera tradicional: vertiendo el oro fundido en un molde, del que se extrae cuando se enfría y puliéndolo a continuación.

Esta forma tan sencilla de fabricación, unido a los escasos detalles que suelen lucir, permite que los costes de fabricación que se le repercuten al cliente sobre el precio del metal (conocidos como ‘primas’) sean más pequeños que en el caso de las monedas.

A su favor juega también el hecho de que el almacenamiento de los mismos resulta más sencillo que en el caso de las monedas, ya que tienen una forma más compacta que permite aprovechar mejor el espacio en las cajas fuertes o cámaras acorazadas.

Entre los inconvenientes de los lingotes como activo de inversión está su mayor tamaño, que provoca que su valor sea superior, lo que disuade a muchos inversores de almacenarlos en sus casas, por motivos de seguridad.

Depositarlos en una empresa especializada en custodia, al margen del sistema bancario, es la opción más recomendable, aunque en este caso habrá que tener en cuenta los costes adicionales en los que se incurre.

Además, el mayor peso de los lingotes provoca que, a la hora de liquidarlos, existan mayores dificultades que con piezas más pequeñas. De hecho, pocas empresas van a ofrecer al inversor un precio superior al spot por sus lingotes, especialmente si se trata de pequeños comercios.

Por otro lado, si el inversor tiene su metal en forma de grandes lingotes, puede que solo necesite cierta liquidez, que podría obtener vendiendo una parte fraccionaria de los mismos. Sin embargo, se ve obligado a liquidar la pieza entera.

 

Monedas de inversión o bullion

En cuanto a las monedas de inversión o bullion, hemos hablado en varias ocasiones de ellas en este blog. Se trata de monedas acuñadas en metales preciosos por casas de la moneda oficiales de reconocido prestigio, que tienen un valor facial (habitualmente inferior al del valor del metal que contienen) y que son de curso legal en el país emitido, aunque nadie en su sano juicio las utilizaría como medio de pago.

Fachada Banco de Inglaterra

Los bullion tienen la ventaja de que su valor es reconocido y apreciado universalmente, en especial si se trata de piezas acuñadas por las cecas más prestigiosas. Es el caso de la Filamónica de la Münze Österreich, el American Eagle de la United States Mint, el Canguro o el Koala de la Perth Mint, el Panda chino, la Britannia de la Royal Mint, la Hoja de Arce de la Royal Canadian Mint o el Krugerrand de la South African Mint.

En todos estos casos, estas piezas tienen un activo mercado secundario, por lo que su liquidez es inmediata. Además, al tratarse de piezas pequeñas, es más fácil liquidarlas en momentos de necesidad y ajustando las ventas a lo que se quiere obtener.

Algunos inversores aprecian también el diseño de las mismas: no es igual acumular simples lingotes de oro o plata que estas piezas, algunas de las cuales (Panda, Canguro, Koala) cambian de reverso todos los años.

Pero los bullion también tienen desventajas: si se trata de invertir cantidades muy altas, existe un problema de espacio, ya que no es práctico acumular grandes cantidades de estas monedas, en tubos de 20 o en ‘monster boxes’ de 25 tubos (500 monedas de una onza, en total).

Por otro lado, las primas que los inversores pagan sobre el precio spot del metal que contienen estas monedas suelen ser muy superiores al que se imponen sobre los lingotes o las medallas.

En especial, los bullion acuñados por determinadas casas de la moneda gubernamentales como la US Mint o la Royal Canadian Mint, debido a su enorme popularidad, llevan consigo unas primas aún más altas. Y los inversores aprecian el valor añadido de que estas monedas sean de curso legal.

Medallas o ‘rounds’

La otra opción de invertir en oro físico son las medallas o ‘rounds’, que son piezas con forma de moneda, acuñadas por casas de la moneda privadas, pero que, a diferencia de aquéllas, carecen de valor facial y no están respaldadas por ningún estado.

Por este motivo, las primas que cobran las cecas que las acuñan son inferiores a las de los bullion, aunque superiores a los sobreprecios de los lingotes.

Fachada Banco de Inglaterra

Es una opción interesante por el precio, aunque hay que tener en cuenta que, al no tener el prestigio de los bullion, puede ser más complicado obtener liquidez en el mercado secundario.

La variable de coleccionismo, que también interviene en el caso de los bullion, es muy importante en el de las medallas o ‘rounds’, ya que es su componente principal.

¿Oro o plata?

Existen también diferencias entre el oro y la plata, no solo en el precio, sino también en las primas. Éstas están compuestas por los costes de fabricación, por un lado, y por las propias fuerzas del mercado, por otro.

A la hora de decidir si invertir en oro o en plata, una de las cuestiones que hay que valorar es, precisamente, la de las primas.

En este caso, los sobreprecios que se cargan sobre los productos de plata son superiores a los del oro. La explicación está en que el coste de acuñar o fabricar un lingote, moneda o medalla de plata es mucho más alto en proporción con el valor del metal.

Fachada Banco de Inglaterra

Por ejemplo, si la ceca aplica una prima de 2,50 dólares la onza, ello equivale a casi el 10% del valor de la propia onza de plata. Sin embargo, en el caso del oro, ese coste apenas representa menos de un 1% del valor del metal.

Otro efecto que influye es la dinámica del mercado, que hace que determinados productos, especialmente los de plata, sean muy escasos en relación con la demanda existente en el mercado, como se ha podido comprobar en estos últimos 18 meses, ante la avalancha de peticiones de bullion de plata, que provocó problemas de suministro e hizo subir las primas.

Descarga GRATIS el ebook
Consulta gratuita SEMPI Gold España

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

c/ Miguel Yuste 11, 3º Planta.

28037 Madrid

SEMPI Gold España © 2020