Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

¿Cómo invertir en oro físico en España?

21 noviembre 2019

El oro es uno de los activos más apreciados por los inversores, especialmente en momentos de incertidumbre en los mercados e inestabilidad en el panorama geopolítico mundial, como los que estamos viviendo ahora mismo. Entre sus virtudes se encuentra su carácter de activo refugio, su inmediata liquidez y su capacidad para mantener su valor a lo largo del tiempo. Por tanto, invertir en oro es una sabia decisión. Ahora bien, ante las numerosas fórmulas que existen para ello, ¿cuál es la más adecuada?

 

Un inversor novato o poco avezado en el mundo de las finanzas puede llegar a verse abrumado antes las múltiples opciones que se le ofrecen, tras tomar la decisión de invertir en oro. “Si yo solo quería invertir en oro, ¿qué es todo esto? ¿Cuál es la mejor opción”, podría preguntarse,

Por eso, el objetivo de este post es explicar de la forma más sencilla posible en qué consisten las distintas fórmulas de inversión en oro físico y cuáles son sus principales ventajas e inconvenientes. Luego, la decisión quedará en manos del inversor.

 

Oro físico vs Oro papel

 

En primer lugar, es necesario aclarar que, al hablar de invertir en oro, podemos estar refiriéndonos a cosas muy diferentes. Los medios de comunicación especializados en inversiones utilizan habitualmente expresiones como “oro físico” y “oro papel”. Vamos a explicar qué es cada uno.

Al hablar de oro físico nos estamos refiriendo al oro de inversión en forma de lingotes, monedas de inversión (también llamadas “bullion”) y, en menor medida, joyas. Se trata de oro que el inversor puede tener en sus manos, tocar y apreciar su brillo.

Frente a este oro físico, la evolución de la tecnología financiera en los últimos años ha creado una nueva categoría: el llamado “oro papel”. Bajo este término (que en muchos casos se utiliza de forma peyorativa), se engloba toda una serie de productos financieros que cuentan con el oro como subyacente o referencia, pero que en realidad no llega a los inversores en forma física.

Existe un abanico cada vez más amplio de estos productos, generados por la ingeniería financiera con el objetivo de atraer a los inversores que son reacios al oro en su forma física: ETF (Exchange-Traded Funds), fondos de inversión, certificados, warrants, contratos de futuros, oro digital o, incluso, las acciones de las compañías mineras que extraen el metal… Son productos financieros en los que el oro desempeña el papel de índice de referencia o subyacente y que explicaremos de forma pormenorizada en un futuro post.

 

Formas de invertir en oro físico

 

Existen al menos cuatro fórmulas principales de invertir en oro físico: lingotes, monedas de inversión o bullion, joyas y planes de compra.

 

1. Lingotes de oro

 

La imagen de un lingote es lo primero que viene a nuestra mente cuando hablamos de invertir en oro. Es su forma más característica, que ha sido mitificada durante años en el cine y la televisión.

Los lingotes de oro cuentan con múltiples ventajas: al estar considerados como oro de inversión, están exentos de IVA en la Unión Europea; suelen ser de gran pureza (.999 o .9999); son la forma más directa de contar con exposición al mercado del oro; debido a su proceso de fabricación, las primas que se pagan sobre el precio del metal son muy pequeñas; existen numerosos tamaños; nunca pierden su valor, por muchos años que pasen; y su liquidez, en caso de venta, es prácticamente inmediata.

 

Lingotes de oro de inversion C HAFNER

 

Su multiplicidad de formatos es una de sus grandes bazas, ya que permiten adaptar la inversión a los diferentes bolsillos e, incluso, flexibilizar la cartera, con ventas parciales en función de las necesidades. Se fabrican lingotes de pesos que van desde un gramo hasta 12,4 kilos (los lingotes bancarizados de 400 onzas, que se alojan en las cámaras acorazadas de los bancos).

Entre sus inconvenientes habría que citar los costes de su almacenamiento y custodia (caja fuerte, cámara acorazada, seguros…). Además, en materia de seguridad, es necesario adquirirlos en establecimientos garantizados, verificar que proceden de refinerías debidamente acreditadas ante la London Bullion Market Association (como la española SEMPSA o las alemanas C-Hafner y Agosi) y que cuentan con el sello “Good Delivery”.

 

2. Monedas de inversión o bullion

 

Otra forma de invertir en oro físico es por medio de la adquisición de monedas de inversión o bullion. Como ya hemos visto en otro post de este blog, el bullion o moneda de inversión es una pieza que está destinada, como su nombre indica, a servir como objeto de inversión. Es decir, lo importante de la misma es la cantidad de metal precioso que contiene y el nivel de pureza del mismo, más que el posible valor numismático que pudiera tener en función de su diseño, el año de emisión u otros factores.

Debido a que objetivo es el de servir de inversión, estas monedas llevan reflejado en su reverso el metal de que están hechas, la pureza del mismo y el peso, normalmente expresado en onzas troy (31,10 gramos).

 

 

En cambio, en las monedas circulantes no se reflejan todos estos datos, ya que figuran en las leyes de acuñación de moneda del país que las ha emitido.

Entre las ventajas que supone invertir en oro físico por medio de monedas de inversión está la flexibilidad que ello supone, ya que la mayor parte de los bullion que hay en el mercado ofrecen fracciones de una onza, hasta un mínimo de 1/10 oz, es decir, poco más de tres gramos, lo que los hace accesibles para los inversores más modestos.

También supone una ventaja su formato, a la hora de almacenarlos, ya que pueden ser apilados, guardados en tubos, álbumes…, con la ventaja que ello supone.

Para quienes quieren algo más que un simple trozo de metal precioso, estas monedas cuentan con unos atractivos y clásicos diseños que, aunque no suelen cambiar todos los años (con excepciones como el Panda chino), sí experimentan leves modificaciones que aumentan su interés desde el punto de vista del coleccionismo.

 

Moneda de inversión Panda chino

 

Por último, otra ventaja es la flexibilidad que supone tener su inversión repartida en piezas de pequeño tamaño, fácilmente portables en caso de necesidad y liquidables en cualquier momento, ya que cuentan con el respaldo de acreditadas casas de la moneda internacionales. De hecho, muchos ciudadanos alemanes suelen invertir en monedas de oro como fórmula para complementar su pensión.

Y no hay que olvidar tampoco que, al estar acuñadas en oro de inversión, también están exentas del IVA en los países de la Unión Europea.

Entre los inconvenientes de este tipo de inversión está el hecho de que el precio de estas piezas incluye una prima mayor que en el caso de los lingotes, mediante la cual las cecas repercuten en el comprador los costes de diseño, acuñación y transporte.

 

Banner Mercado de la Moneda

 

3. Joyas de oro

 

Aunque pueda parecer que las joyas de oro son un objeto de lujo y, hasta cierto punto, artístico, lo cierto es que también pueden considerarse como oro de inversión. En culturas orientales como China o la India (que, significativamente, son los dos mayores consumidores mundiales de oro), el metal precioso no solo es un objeto de lujo, sino que para muchos ciudadanos son el único medio de ahorrar e invertir parte de su excedente económico, para tener un respaldo para cuando lleguen los malos tiempos.

 

Joyas de oro India

 

Esto es lo que sucede, por ejemplo, en las zonas rurales de la India, donde la escasa bancarización y la falta de servicios como la medicina o los seguros obliga a los habitantes de estas regiones a invertir parte de lo obtenido con las ventas de sus cosechas en joyas de oro. Por este motivo, factores como el nivel de lluvias en la temporada del monzón pueden determinar el nivel de la demanda o influir en el precio local del oro en la India.

Volviendo a la inversión en joyas, entre sus ventajas se encuentra la versatilidad de estas piezas, que pueden ser lucidas en ocasiones especiales y no solo estar encerradas en una caja fuerte o cámara acorazada.

Sin embargo, sus desventajas son mayores frente a los lingotes y las monedas de inversión ya que, al no considerarse como oro de inversión, están sujetas al IVA, por lo que su precio se encarece.

 

 

Además, las joyas raramente son de oro puro, un metal que, por sí solo es demasiado frágil y tiene que ser aleado con otros para aumentar su resistencia. Por lo general, el oro utilizado en joyería suele ser de entre 14 y 18 quilates (es decir, de pureza de entre el 58,8 y el 75%). Eso repercute en el precio de venta.

Otra desventaja es la dificultad de hacer líquida la inversión en caso de necesidad, ya que resulta más complicado vender una joya, que tiene un componente artístico por el que se ha pagado una importante prima, que un lingote o moneda. El precio que se obtendrá por ella siempre tenderá a la baja, ya que se valorará tan solo su contenido en metal puro.

 

4. Planes de compra de oro

 

3 opciones de inversion en oro - SEMPI GOLD ESPAÑA

 

Una cuarta fórmula para invertir en oro son los planes de compra de este metal. Se trata de una fórmula inédita en España hasta que fue introducida en nuestro país por SEMPI Gold España.

Consiste en compras programadas de oro por parte del cliente, por medio de unos planes a distintos plazos, que resultan sumamente ventajosos para éste, ya que es la empresa la que se encarga de gestionarlas, con una mayor capacidad de negociación con las refinerías que si lo hiciera directamente el cliente.

A la conclusión del plazo, el cliente obtiene más gramos de oro por su dinero y, además, la empresa ofrece una enorme flexibilidad a los inversores: reanudar su inversión, obtener el dinero generado o recibir el oro que se ha adquirido con su inversión.

Un sistema que combina las ventajas de la inversión en lingotes y monedas, con la intermediación de una compañía especializada y con un amplio conocimiento del sector.

 

<< Más información sobre estos planes de compra de oro de SEMPI Gold España>>

 

Newsletter

Descarga GRATIS el ebook

Calcula tu jubilación

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 902 750 800

C/ Corazón de María, 15. Primera Planta. | 28002 Madrid

SEMPI Gold España © 2019