fbpx /*añadir etiqueta nofollow a redes sociales del footer*/

Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Los tres precios del oro y sus diferencias

17 septiembre 2020
Los tres precios del oro y sus diferencias

El precio del oro se convirtió en el protagonista de los medios de comunicación, inclusidos los generalistas, a finales del pasado mes de julio y principios de agosto, cuando superó su anterior registro histórico y, pocos días después, rebasó la histórica barrera de los 2.000 dólares la onza. Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen al menos tres precios diferentes del metal precioso. En este post vamos a explicar por qué hay distintos precios y en qué se basan sus diferencias.

 

Cuando el oro superó los 1.940 dólares la onza en que estaba establecido su registro máximo, el pasado 27 de julio, nos estábamos refiriendo al llamado precio spot. Hubo que esperar unos cuantos días más, hasta el 4 de agosto, para que el denominado precio fixing también superara su máximo histórico, que era de 1.895 dólares la onza en septiembre de 2011.

¿Por qué hay precios distintos y tienen niveles diferentes, aunque similares? Para explicarlo, vamos a recurrir al Instituto Mises, un ‘think tank’ estadounidense basado en la escuela austríaca de economía y en la teoría libertaria.

 

Los tres mercados del oro

 

En el blog de esta institución, Keith Weiner explica que “cuando alguien pregunta por el precio del oro, la respuesta depende de a qué mercado del oro se refiera”.

En efecto, existen diferentes mercados del oro, en los que el metal alcanza precios distintos, aunque lo suficientemente cercanos como para que las diferencias sean casi insignificantes.

 

Los tres mercados del oro

 

Estos tres mercados son el spot (también llamado LOCO London); el mercado de futuros o COMEX; y el mercado físico, que se rige por el precio fixing de la London Bullion Market Association (LBMA).

Se trata de tres mercados diferentes, en los que existen distintos compradores y vendedores, diferentes balances de suministro y demanda, y diferentes precios. Estos precios suelen ser muy similares, aunque no son exactamente los mismos.

 

 

Spot

 

El precio spot está formado por dos magnitudes en constante movimiento: el precio de compra o ‘bid’ y el precio de venta o ‘ask’, que suele ser ligeramente superior.

Estos dos precios se forman a partir de la media de los precios del oro físico en los bancos que comercian con éste, y que son recopilados por agencias especializadas como Bloomberg o Reuters.

Lo más importante es que no se trata de un precio único, sino que es la media de los precios que manejan todos los bancos que están operando con el oro al mismo tiempo en todo el mundo.

 

COMEX

 

El precio COMEX se refiere al de los llamados contratos de futuros del oro. Estos contratos son acuerdos entre dos partes para la compraventa de oro en unas determinadas condiciones (cantidades y precios) que se deciden en el momento del acuerdo, pero que se ejecutarán en una fecha futura (de ahí su nombre).

En esa fecha es cuando tendrá lugar el intercambio: cuando el comprador paga y el vendedor entrega el oro. Lo más habitual es que estos acuerdos se realicen a tres meses vista. Por eso, para referirse a los contratos se alude a la fecha de vencimiento.

 

En el mercado COMEX se negocian los precios de los contratos de futuros

 

El nombre de COMEX es la contracción del Commodity Exchange Inc, que es el mayor mercado mundial de futuros de metales, principalmente oro, plata, cobre y aluminio.

Fundado en 1933, durante sus primeras cuatro décadas de existencia se dedicó a la negociación de contratos de futuros de plata, cobre y aluminio, dado que el oro no podía estar en manos privadas desde la Orden Ejecutiva 6102 dictada por Franklin D. Roosevelt en 1933, que prohibía la posesión privada de oro físico a los ciudadanos estadounidenses.

Esta prohibición se mantuvo hasta el año 1974, en que fue derogada por el entonces presidente Gerald Ford. En ese año, el COMEX lanzó su primer contrato de futuros de oro.

En 1994, el Commodity Exchange Inc. y el New York Mercantile Exchange se fusionaron, dando lugar al mayor mercado mundial de futuros, que reúne a inversores de todo el mundo.

El precio de los contratos de futuros (y ésta es otra diferencia notable con respecto a los otros dos) es el más susceptible y el que primero reacciona a los acontecimientos geopolítico y económicos que habitualmente son factores para la subida o bajada del precio del metal.

 

Fixing

 

 El mercado del oro físico se rige por el precio fixing que, como su nombre indica, se fija dos veces al día por parte de la London Bullion Market Association (el mercado del oro de Londres), desde el 12 de septiembre de 1919.

En otro post de este blog ya explicamos cómo se originó el fixing de Londres, su historia y su funcionamiento en la actualidad, que se basa en el acuerdo entre los 15 principales operadores, en función de las órdenes de compra y venta que tengan de sus clientes.

Este precio también es el que usamos de referencia en SEMPI Gold España para la compra y venta del metal de nuestros clientes.

 

‘Spreads’

 

Las diferencias entre el precio más alto y cada uno de los otros dos son los denominados ‘spreads’. Cuanto más amplios sean éstos, más posibilidades hay de que los traders hagan negocio lo que, a su vez, provoca que los precios se acerquen de nuevo. Por tanto, el negocio es mejor para los traders cuanto más amplio es el ‘spread’.

 

Spreads entre el spot y los futuros del oro

 

Normalmente, el precio del oro en los contratos de futuros es superior al spot, ya que en el mismo hay que incluir el coste de la custodia del oro físico hasta el momento de la entrega que, como hemos visto, suele ser a tres meses.

También puede suceder que el precio de los contratos de futuros caigan por debajo del precio spot. Este fenómeno se denomina ‘backwardation’ y resulta muy raro en el caso del oro, ya que supone que el metal con entrega inmediata (precio spot) es más caro que el de entrega a futuro.

Esta situación puede ser lógica en la caso de otras materias primas, ya que significa simplemente que hay escasez ante el aumento de demanda. Sin embargo, el oro no se consume nunca, por lo que no puede aplicársele este concepto. Además, hay que tener en cuenta los costes de almacenamiento antes mencionados.

La situación contraria, es decir, la habitual (precio spot más barato que a futuro) se denomina ‘contango’, y es la situación que se produjo en el mes de abril, cuando el cierre de refinerías y la interrupción del transporte aéreo provocó un desabastecimiento de lingotes de 100 onzas en el COMEX que disparó el precio de los contratos de futuros a un ‘spread’ respecto al precio spot nunca antes visto.

 

Spread entre el precio spot del oro y los contratos de futuros

Spread entre el precio spot del oro y los contratos de futuros | Fuente: liteforex.com

 

En el caso del spot y el fixing, el ‘spread’ es aún más volátil que entre el spot y los futuros. Ello se debe a que es difícil aumentar la producción de oro físico para responder a un súbito incremento de la demanda.

Así, cuando aumenta la demanda de los pequeños inversores, lo que sucede es que sube la prima que se paga sobre el precio spot del oro que contiene. Una prima que suele ser del 5% y que, en casos de desabastecimiento, sube hasta el 10% o más, aparte de que se retrasa la fecha de entrega.

También sucedió esto durante los pasados meses de marzo y abril, cuando los inversores minoristas acudieron en masa a comprar monedas y pequeños lingotes de oro para protegerse de la crisis económica provocada por el Covid-19.

Sin embargo, no hay que confundir esta escasez temporal de productos por parte de los comerciantes con un desabastecimiento general de oro, ya que el oro, como hemos visto, es un producto que nunca se consume y, por lo tanto, no puede haber escasez de él.

 

Tipos de lingotes

 

Otra diferencia entre estos mercados es el tipo de lingotes con los que operan. El mercado físico de Londres se rige por el estándar ‘Good Delivery’ y los lingotes con los que negocia son de 400 onzas (lingotes bancarizados), que son los que se suelen ver en las imágenes de las cámaras acorazadas de los bancos.

 

Lingotes de oro bancarizado

 

En cambio, el COMEX funciona con lingotes más pequeños, de 100 onzas. Por ello, un inversor que quiera realizar operaciones entre los mercados debe tener en cuenta la diferencia de formatos y recurrir a refinerías especializadas para transformar los lingotes de 400 onzas de la LBMA en lingotes de 100 onzas para poder negociar en el COMEX, o aún más pequeños, de 10 onzas, para venderlos en comercios minoristas.

 

Descarga ebook el oro como solución a la crisis covid19
Consulta gratuita SEMPI Gold España

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

c/ Miguel Yuste 11, 3º Planta.

28037 Madrid

SEMPI Gold España © 2020