Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Los riesgos de invertir en oro

4 de julio de 2019

El oro, como todos los activos de inversión, cuenta con ventajas (muy numerosas, especialmente si hablamos de oro físico). Pero al igual que aquéllos, está también expuesto a ciertos riesgos, que varían en función de la fórmula que se utilice para invertir en este metal precioso. En este post vamos a identificar cuáles son esos riesgos y a qué tipos de inversión en oro afectan en mayor medida.

 

El oro es una de las mejores alternativas de inversión, por sus múltiples ventajas sobre los demás activos: carece de riesgo de contraparte; no conlleva una responsabilidad por parte de nadie; mantiene su valor en todo momento y lugar; su precio es conocido de forma universal; cuenta con liquidez inmediata; es indestructible…

Quizá habría que precisar que todas estas cualidades son atribuibles al oro físico, en lingotes o monedas de inversión ya que, en función de la fórmula escogida para invertir en el metal precioso, se pueden generar una serie de riesgos sobre los que hay que advertir a los clientes.

 

Riesgos del oro papel (ETF, futuros)

Representación del oro papel

Representación del oro papel | Fuente: oroinformacion.com

 

Una de las opciones de inversión en oro es por medio de productos financieros que están referenciados al oro, como los ETF o los contratos de futuros. Es lo que habitualmente se denomina oro papel, para distinguirlo de la inversión en lingotes y monedas, es decir, en oro físico.

El principal riesgo de esta novedosa fórmula de invertir en oro, que se ha popularizado en los últimos años, es que se trata de un mercado irreal que puede explotar en cualquier momento, ya que los bancos y entidades que ponen en circulación estos contratos en realidad están negociando cientos de veces con el mismo oro.

El resultado de estas operaciones es que la cantidad de onzas de oro que circulan en estos contratos es decenas de veces superior a la que realmente está custodiada en las cámaras autorizadas de las entidades emisoras.

Diversos expertos en el mercado de los metales preciosos aseguran que los bancos negocian con el dinero de sus clientes entre 20 y 50 veces por encima de sus fondos reales.

Como señala Gabriel Ruiz, presidente de Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión:

“El Comex (mercado de futuros del oro) alcanzó en 2016 un nivel de apalancamiento de 575 onzas vendidas por cada onza de oro físico. Nivel que, a lo largo de 2017 se superó, rozando casi el millar, lo que prácticamente dejaba al mercado del oro papel en quiebra”.

“Solo con que un 10% de los clientes pida el oro físico que les corresponde, el mercado iría a la quiebra: han vendido cinco veces todo el oro que existe en la Tierra, incluyendo el que aún no ha sido extraído. A eso se le llama estafa”.

 

Riesgos del oro no asignado

A la hora de invertir en oro, hay que tener en cuenta un matiz muy importante: el hecho de que el metal sea asignado o no al cliente. Lo más habitual es que el cliente se conforme con la promesa de que es el banco el que custodia el oro que ha comprado, entre otras cosas porque el propio cliente no sabría qué hacer con él en su casa.

Reservas de oro no asignado

Reservas de oro no asignado | Fuente: oroinformacion.com

 

Ese oro que queda en manos del banco, ‘en nombre del cliente’, puede ser asignado o no asignado. En el primer caso, el cliente se convierte en propietario por derecho del oro, algo que, como veremos más adelante, tampoco constituye una exención absoluta de los riesgos.

En el caso del oro no asignado, al cliente ni siquiera se le reconoce su condición de propietario del oro, sino que simplemente se convierte en un acreedor del banco. Éste, por su parte, puede disponer del dinero que el cliente ha pagado y, además, añadir ese oro no asignado a sus propias reservas, vendiéndolo si se ve afectado por una crisis de liquidez.

En caso de insolvencia de la entidad, los clientes con oro no asignado cuentan con menor protección que, por ejemplo, los depositantes de efectivo, ya que éstos cuentan con el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos.

 

Riesgos del oro asignado

Aunque los inversores que hayan firmado contratos de adquisición de oro tengan asignado el metal comprado y hayan sido debidamente informados de los números de serie de los lingotes que son de su propiedad, no están exentos de riesgos si estos lingotes están custodiados por una entidad bancaria, en vez de una empresa especializada en custodia de valores, como Loomis.

Lingotes de oro asignados a clientes

Lingotes de oro asignados a clientes | Fuente: americaeconomia.com

 

Como ha publicado recientemente el periódico Oroinformación, varios bancos suizos no han tenido reparos en echar mano de los lingotes de oro asignados a los clientes para negociar con ellos.

La situación se ha podido resolver cuando éstos han reclamado su oro, ya que había suficiente metal en el mercado como para adquirir una cantidad equivalente y entregársela a los clientes.

Sin embargo, hubiera sido muy diferente si hubiese escasez de oro en el mercado, y su precio hubiese crecido. Así que, a pesar de que el oro esté asignado, dejarlo en manos del banco para su custodia es un riesgo.

De hecho, los expertos en metales preciosos aconsejan a los clientes que no quieran custodiar en sus casas el oro que adquieran, que tampoco lo dejen en las cámaras acorazadas ni en las cajas de seguridad de los bancos, ya que una posible situación de crisis les privaría de acceder a él en caso de necesidad.

 

Riesgos del oro físico

Como hemos explicado en este post, la inversión en oro físico es la que menor riesgo conlleva. Eso no quiere decir, no obstante, que esté exenta de ellos.

El principal riesgo que puede afectar a los inversores en lingotes o monedas de oro son las falsificaciones. En condiciones normales, acudiendo a un proveedor debidamente acreditado y manteniendo unas básicas normas de cautela, es difícil que a un inversor particular le puedan ‘colocar’ un lingote o una moneda falsos.

Sin embargo, no hay que confiarse, ya que las falsificaciones son cada vez más perfectas y difíciles de descubrir, como se ha puesto de manifiesto en casos recientes.

Lingote de oro falso

Lingote de oro falso | Fuente: oroinformacion.com

 

Los falsificadores utilizan técnicas cada vez más perfeccionadas, para superar las pruebas a las que se somete a los lingotes y monedas para verificar su autenticidad. Se utilizan metales como el tungsteno, que tiene una densidad muy similar a la del oro, y hasta se falsifican los blísters o envoltorios en los que son comercializados por las refinerías o casas de la moneda.

En el caso de las monedas de inversión, el riesgo puede ser mayor, ya que no se comercializan en blísters cerrados. Es necesario buena vista, conocimientos numismáticos y cierta experiencia para detectar algunas falsificaciones que, por cierto, cada vez vienen más de China.

Moneda de oro Panda falsa

Moneda de oro Panda falsa | Fuente: cointalk.com

 

Como es lógico, tanto las refinerías como las casas de la moneda mundiales también están adoptando medidas para evitar estas falsificaciones. Algunas han optado por insertar elementos tecnológicos en los lingotes que certifican su autenticidad, como es el caso del sistema BullionProtect.

Lingote de oro con sistema Bullion protect

Lingote de oro con sistema Bullion protect | Fuente: oroinformación.com

 

Las monedas de inversión o bullion cuentan con diseños cada vez más sofisticados e incluyen intrincados grabados en anverso y reverso para dificultar las labores de los falsificadores.

En cualquier caso, un inversor prudente puede tener la seguridad de que no va a caer en sus manos una falsificación, siempre y cuando adopte algunas precauciones mínimas:

1. Adquiera el oro en un comercio o empresa debidamente acreditado.

2. Desconfíe de los precios muy bajos y de las ofertas llamativas que puedan hacer, especialmente en tiendas online.

3. Los lingotes de oro de pequeños tamaños vienen en un blíster de plástico sellado en el que figuran las etiquetas, marca de agua, números de serie y código de barras de la refinería o casa de la moneda. Si alguno de estos elementos no está o parece manipulado, desconfíe.

4. Recurra, si es necesario, al consejo y asesoramiento de profesionales.

5. Ante cualquier duda, por mínima que sea, no realice la operación.

 

Invertir en oro físico con el menor riesgo

Los planes de ahorro en oro físico comercializados por Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión son la mejor opción para los clientes que quieren huir del riesgo y están preocupados por la seguridad de sus inversiones.

Su objetivo es proporcionar la seguridad y tranquilidad que confiere un activo como el oro, al tiempo que generan una interesante revalorización. Todo ello, con la seguridad de que el oro físico que es propiedad del cliente se encuentra en las mejores manos: las suyas propias o las de una multinacional especializada en la custodia de valores.

 

5 opciones de inversión SEMPI

 

Newsletter

Descarga GRATIS el ebook

Calcula tu jubilación

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 902 750 800

C/ Corazón de María, 15. Primera Planta. | 28002 Madrid

SEMPI Gold España © 2019