fbpx /*añadir etiqueta nofollow a redes sociales del footer*/

Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

El oro, una inversión que funciona mejor a largo plazo

29 octubre 2020
El oro una inversion que funciona mejor a largo plazo

El precio del oro ha experimentado considerables vaivenes durante este atípico año 2020: una caída en marzo que interrumpía la senda ascendente, para luego iniciar un rally que lo llevó a su máximo histórico en agosto, y después caer por debajo de los 1.900 dólares la onza. Pese a ello, la trayectoria es claramente ascendente y se estima que cerrará el año con una revalorización del 25%. La conclusión que podemos extraer de este comportamiento del metal precioso es clara: el oro es un activo que ofrece sus mejores cualidades en periodos de tiempo prolongados.

 

DESCARGA GRATIS EL EBOOK

El oro como solución a la crisis provocada por el COVID19

  

“¿Qué le pasa al oro, que está de capa caída?” o “¿no decías que el oro estaba subiendo?, ¡pues ayer ha perdido xx dólares!”.

 

Quienes seguimos a diario la actualidad del mercado del oro estamos familiarizados con una figura que podríamos calificar como ‘el cortoplacista’: una persona que, aunque consulte diariamente la cotización diaria del oro, no está familiarizado con las peculiaridades de este mercado y simplifica su funcionamiento al nivel de precio, igual que si fuera la cotización de unas acciones.

A este tipo de interlocutores hay que explicarles que el oro es un activo muy sencillo y que cuenta con múltiples ventajas, como su capacidad de mantener el poder adquisitivo, proteger frente a la inflación y constituir un refugio en tiempos de crisis. Pero que no es lo más adecuado para ganar dinero fácil y, sobre todo, rápido.

 

Crisis y cortoplacismo

 

Precisamente hace unos días, el director de Relaciones Externas del Consejo Mundial del Oro, John Mulligan, publicó un post en el blog de este organismo, Goldhub, en el que abordaba esta polémica cuestión del cortoplacismo en la inversión en oro, tras detectar una preocupante falta de visión a largo plazo en los medios de comunicación que contactan con ellos.

En su post, Mulligan expresa su temor a que la crisis del Covid-19, la gran crisis financiera de 2008 o la crisis de deuda soberana europea que la siguió casi hayan acabado con el pensamiento estratégico o la visión a largo plazo entre los analistas y medios de comunicación, que parecen atender solo a los movimientos inmediatos y a su repercusión en el precio.

 

 

Como explica el ejecutivo del Consejo Mundial del Oro:

“Después de cada crisis asistimos a una relativamente rápida vuelta a los activos de riesgo, pero con la duda de si el apetito por el riesgo es un signo de recuperación real, con expectativas racionales, o más bien el reflejo de una ‘visión de túnel’ y un optimismo a corto plazo”.

Una opinión que refleja lo que mucho piensan sobre los mercados financieros: que el deseo de una rápida salida de la crisis y una visión excesivamente cortoplacista impide adoptar medidas de seguridad para evitar que vuelva a darse esa situación. Unas medidas de seguridad en las que los metales preciosos y, particularmente el oro, tienen mucho que decir.

 

DESCARGA GRATIS EL EBOOK

El oro como solución a la crisis provocada por el COVID19

Oro y largo plazo

 

Según defienden desde el Consejo Mundial del Oro, el metal precioso funciona mejor como una inversión a largo plazo porque lo adquieren muchas más personas, en muchos más países, por muchas más razones que cualquier otro activo de inversión.

Precisamente, los países que más oro compran (China y la India) son los más poblados del mundo, con las economías de mayor crecimiento y unas poblaciones que están saliendo de la pobreza y cada vez cuentan con mayores ingresos, además de una afinidad cultural con el oro que se extiende desde muchos siglos atrás.

 

Oro y largo plazo

 

Factores como éstos difícilmente se van a traducir en una subida inmediata del precio del metal, pero ayudan a explicar por qué el mercado global del oro es mucho mayor y más valioso que hace dos o tres décadas.

Como explica Mulligan, la visión a largo plazo del negocio del oro parte desde el propio origen del metal: las compañías mineras que lo extraen saben perfectamente que se trata de un negocio que lleva años, con una larga tarea de planificación, exploración e inversión.

Los inversores familiarizados con el metal precioso también saben que lo que cuenta es su revalorización a largo plazo, en la que suele salir ganando frente a los activos de inversión con los que frecuentemente se le compara: acciones y bonos del tesoro.

El problema es que en el mercado del oro también intervienen algunos actores cuyo objetivo es ganar dinero fácil y rápido, con movimientos especulativos que, a menudo, implican maniobras diseñadas para hacer caer el precio del metal, por medios lícitos o ilícitos (como el llamado ‘spoofing’, por el que se ha condenado a JPMorgan a pagar una multa de 920 millones de dólares).

 

La crisis del COVID19 dispara la demanda

 

En momentos de crisis e inestabilidad en los mercados, es habitual que la demanda de oro se dispare, ya que es considerado por los inversores como un activo ideal donde refugiarse hasta que pase la tormenta, antes de retornar a otros activos con mayor riesgo y rentabilidad a corto plazo.

Es lo que ha ocurrido en los últimos meses, con la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19: la demanda de oro por parte de los inversores, tanto en su forma física como en productos de ‘papel’ como los ETF, se ha disparado hasta niveles incluso superiores a los registrados durante y después de la crisis financiera de 2008.

 

La crisis del covid19 dispara la demanda

 

Según John Mulligan, esto puede aventurar un cambio estructural en la demanda de oro, gracias a la ampliación de la base de inversores:

“La última crisis despertó el interés de los inversores privados europeos por el oro y cambió la postura sobre el metal precioso de los bancos centrales, que pasaron de ser vendedores a compradores. El oro demostró su valor como refugio cuando más se necesitaba, y quienes lo compraron entonces han mantenido hasta una demanda sustancial del metal”.

Esto puede provocar un importante cambio estructural, que es la apreciación del oro por parte de los inversores institucionales y que puede tener una enorme relevancia para el oro a largo plazo, convenciendo al resto de inversores de que el metal es mejor solución a varios años vista que con el objetivo de dar un ‘pelotazo’ a corto plazo.

Así que cuando alguien cerca de usted se pregunte por qué el oro ha perdido unos dólares de un día para otro, ya tiene argumentos para responderle. O, si lo prefiere, simplemente muéstrele este gráfico con la evolución del precio del oro desde 1972, en la que podrá comprobar que la línea es siempre ascendente.

Evolucion del precio del oro desde 1979

 

Descarga ebook el oro como solución a la crisis covid19
Consulta gratuita SEMPI Gold España

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

c/ Miguel Yuste 11, 3º Planta.

28037 Madrid

SEMPI Gold España © 2020