Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Si la economía mundial repite el patrón de la crisis de 2008, oro y plata se volverán a disparar

04 noviembre 2021

Los economistas suelen buscar paralelismos entre las situaciones que se han vivido en el pasado y las que suceden en la actualidad, con el objetivo de prever hacia dónde puede evolucionar la economía, sometida a diversos factores. Tras la ralentización de la economía mundial provocada por la pandemia de covid-19, muchos se preguntan si se repetirá la gran crisis financiera de 2008 y, si es así, si el oro y la plata reaccionarán como lo hicieron entonces.

No cabe duda de que a todos se nos aparece el fantasma de 2008 cuando observamos algunos de los indicadores económicos actuales, aunque las causas que nos han llevado a esta situación de crisis sean muy diferentes. Bien es cierto que hay muchas diferencias entre ambas situaciones: en aquellos momentos los índices bursátiles se desplomaron, mientras que ahora gozan de una temporada de prosperidad, aunque, posiblemente, con fecha de caducidad. Sin embargo, a grandes rasgos, es posible hacer comparaciones. Eso es lo que ha hecho Patrick A. Heller, en un reciente artículo publicado en Liberty’s Outlook, una publicación de Liberty Coin Service.

La crisis de 2008

Aunque ha pasado a los manuales de economía como la Gran Crisis o la Gran Recesión de 2008, lo cierto es que sus efectos comenzaron a dejarse sentir en 2007, que es cuando se empezó a poner de relieve el problema de los impagos de las llamadas hipotecas ‘subprime’ en Estados Unidos, que se trasladaron a los títulos que se habían vendido a los inversores con esas hipotecas como subyacente.   Opinion positiva sobre el oro - lingotes de oro SEMPI gold Sin embargo, la verdadera dimensión de la crisis comenzó a mostrarse el 16 de marzo de 2008, cuando JPMorganadquirió el banco hipotecario Bear Stearns, y el 15 de septiembre de ese mismo año, cuando el Gobierno estadounidense decidió dejar caer Lehman Brothers, uno de los bancos de inversión considerados como ‘too big to fail’ (‘demasiado grandes para quebrar’). Se trataba de la mayor quiebra registrada en toda la historia de los Estados Unidos y un claro indicativo de que lo que sobrevenía no iba a ser simplemente una crisis más. Entre el 31 de septiembre de 2007 y el 20 de marzo de 2009, el índice Dow Jones Industrial Average de la bolsa estadounidense se desplomó un 47,3%. Mientras tanto, el precio de los metales preciosos se disparó: entre el 31 de diciembre de 2007 y el 11 de marzo de 2008, el oro subió un 16,4%; la plata, un 32,6%; el platino, un 33,4%; y el paladio, un 32,1%. El oro alcanzó los 1.000 dólares la onza por primera vez en su historia apenas un día después de la quiebra de Bear Stearns, mientras que la plata tocó techo el 5 de marzo, unos días antes, con 20,69 dólares la onza.

La Reserva Federal, al rescate

Uno de los principales paralelismos entre aquella crisis y la actual es la reacción de gobiernos y bancos centrales. Como recuerda Heller, tanto el Gobierno estadounidense como la Reserva Federal comenzaron a incrementar de forma masiva el importe de los rescates y ayudas, especialmente al sector bancario. Opinion positiva sobre el oro - lingotes de oro SEMPI gold Estas medidas se aceleraron tras la quiebra de Lehman Brothers, en septiembre de 2008. Así, a principios de octubre de ese año, el Congreso aprobó un rescate de 700.000 millones de dólares destinado a las entidades financieras en problemas. A finales de ese año, la factura del rescate y ayudas había crecido hasta los 8.500 millones de dólares. Como parte de este programa de rescate de los bancos afectados, la Fed también tomó otras medidas, como la ampliación de su balance: el 10 de septiembre de 2008, éste equivalía a 925.725 millones de dólares en activos; a 17 de diciembre, había crecido hasta los 2,25 billones de dólares, es decir un 143% de crecimiento en apenas 14 semanas.

Objetivo: bajar el precio de oro y plata

Otra de las similitudes de la crisis de 2008 con la actual es que parte de las tácticas del Gobierno y la Reserva Federal estadounidenses tenían como objetivo salvar a un sistema financiero tambaleante a costa de hundir los precios de oro y plata. Así, las medidas orquestadas por la administración de George W. Bush y la Fed de Ben Bernanke lograron que el oro cayera desde el máximo que había registrado en marzo de 2008 hasta los 715 dólares la onza el 13 de noviembre, es decir, un 28,7% menos. Por su parte, la plata bajó un 54,6%, desde el máximo alcanzado el 5 de marzo hasta los 9,39 dólares la onza del 28 de octubre. Según Heller, en aquella situación, en que los precios de oro y plata cayeron de forma tan estrepitosa, los pequeños inversores se lanzaron a comprar, lo que provocó problemas de suministro (otro paralelismo con la situación actual). Opinion positiva sobre el oro - lingotes de oro SEMPI gold Por ejemplo, los clientes que buscaban lingotes y monedas de una onza de plata se encontraron con tiempos de espera de hasta cuatro meses, porque las cecas y refinerías no daban abasto para producir y vender las piezas.

Subida sideral de los metales preciosos

Lógicamente, esta situación artificial de retener los precios de los metales preciosos no podía extenderse durante mucho tiempo antes de que éstos recuperaran los niveles que les correspondían, una vez superado el bache de 2008. En el caso del oro, la escalada culminó el 2 de septiembre de 2011, cuando el precio del metal en el Comex cerró a 1.873,75 dólares la onza (su máximo hasta agosto de 2020), habiendo alcanzado incluso los 1.920 dólares la onza durante esa sesión. Es decir, una subida del 162,1%. La plata, por su parte, tocó techo en el Comex el 29 de abril de 2011, a un precio de 48,59 dólares la onza, equivalente a una subida del 417,5% desde 2008.

2019: la historia se repite

Como explica el artículo publicado en Liberty’s Outlook, hace apenas dos años, en septiembre de 2019, la Reserva Federal comenzó a inyectar liquidez nuevamente en el sistema bancario estadounidense por medio de los llamados préstamos ‘repo’ que, estrictamente, son acuerdos de recompra de activos. Esas ayudas de la Fed se han ampliado por encima de los diez billones de dólares, en diversos programas con algunas entidades financieras, sobre los que la Fed no ha informado al Congreso, como debería haber hecho, en virtud de la Ley Dodd-Frank de 2010 sobre transparencia en los mercados financieros. A ello hay que añadir alrededor de otro billón de dólares, en ayudas a ciudadanos y pequeños negocios, además de otros cuantos billones en rescates y subsidios destinados a diversos sectores del sistema financiero. Opinion positiva sobre el oro - lingotes de oro SEMPI gold Desde mediados de septiembre de 2019 hasta ahora, los activos totales de la Reserva Federal han crecido más de un 124%, y está previsto que sigan haciéndolo. ¿Cómo han reaccionado los precios de oro y plata? Según Heller, tras la aprobación de un enorme programa de gasto por parte del Gobierno estadounidense, en marzo de 2020, el precio del oro subió desde los 1.470,75 dólares la onza del 19 de marzo, a los 2.051 dólares que alcanzó el 6 de agosto, es decir, un aumento del 39,4%. La plata creció un 149%, desde los 11,74 dólares la onza del 18 de marzo a los 29,25 dólares del 10 de agosto. “Desde que alcanzaron aquellos máximos, el Gobierno estadounidense y la Reserva Federal han hecho uso de su fuerza para, con aliados como el Banco de Pagos Internacionales, el Fondo Monetario Internacional, la Reserva Federal de Nueva York, el Fondo de Estabilización del Departamento del Tesoro y los bancos centrales aliados, tratar de hundir los precios de oro y plata”, asegura Patrick A. Heller. Estos esfuerzos por hundir a los metales preciosos han tenido éxito, como ya sucedió durante la crisis de 2008: el oro ha perdido un 14% desde su máximo de agosto de 2020, mientras que la plata se ha dejado un 23%. Unos porcentajes mucho menores de lo esperado. “El relativo fracaso a la hora de hundir los precios de los metales preciosos es en realidad la prueba de que las economías estadounidense y mundial están en una situación incluso más precaria ahora mismo que cuando la Gran Recesión. Y si los metales repiten el patrón que siguieron en aquel momento, los precios de oro y plata
Descarga GRATIS el ebook
Consulta gratuita SEMPI Gold España

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

c/ Miguel Yuste 11, 3º Planta.

28037 Madrid

SEMPI Gold España © 2020