fbpx /*añadir etiqueta nofollow a redes sociales del footer*/

Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Los bancos centrales seguirán apostando por el oro en 2021

14 enero 2021
Los bancos centrales seguirán apostando por el oro en 2021

Los bancos centrales constituyen uno de los principales componentes de la demanda mundial de oro. No en vano, acumulan en sus cámaras acorazadas nada menos que 34.000 toneladas del metal precioso y son unos activos compradores de oro desde hace más de una década. Su actividad compradora sirve de arrastre para muchos inversores y es un factor importante que contribuye al sostenimiento del precio del oro. Como en todos los sectores, su actividad se ha visto afectada durante 2020. En este post vamos a ver cómo se han comportado durante este año y qué se prevé para el 2021.

 

DESCARGA GRATIS EL EBOOK

El oro como solución a la crisis provocada por el COVID19

 

Desde el año 2010, los bancos centrales se convirtieron en compradores netos de oro. Es decir, que en todos los años desde entonces, la cifra de compras de oro para sus reservas ha sido superior a la de las ventas.

En estos años, el sector oficial (que es como se conoce en la industria del oro al conjunto de los bancos centrales) se ha convertido en un importante componente de la demanda global. De hecho, es el tercer sector, por detrás de joyería e inversión, que más oro demanda cada año.

 

Lingotes de oro en banco central

 

Según el informe Gold Focus 2020, elaborado por la consultora Metals Focus y el Consejo Mundial del Oro, la cantidad neta de oro adquirido por los bancos centrales durante 2019 fue de 646 toneladas, un 2% menos que en 2018, año en que se batió el récord de compras, con 657 toneladas.

 

El sector oficial en 2020

 

Durante este año, los bancos centrales se han visto afectados, al igual que el resto de operadores del mercado, por la pandemia de Covid-19.

El deterioro económico ocasionado por las medidas de confinamiento ha pasado factura al sector oficial. Según uno de los últimos informes Precious Metals Weekly de Metals Focus, aunque los bancos centrales van a mantener su posición de compradores netos (más compras que ventas) en 2020, la cifra total va a estar muy alejada de las que se registraron en 2018 y 2019.

En concreto, las estimaciones de la consultora rondan la cifra de las 250 toneladas, que sería más baja que las registradas durante la última década.

En el tercer trimestre del año se dio la circunstancia de que se registraron mayores cifras de ventas que de compras, por lo que el sector oficial pasó a ser vendedor neto en ese trimestre, lo que no ocurría desde el primer trimestre de 2011 (ver gráfico).

 

Grafico - Los bancos centrales vendedores netos de oro en 3 trismestre por primera vez desde 2011

 

Uno de los puntos de inflexión del sector de los bancos centrales respecto al oro en 2020 fue la decisión del Banco Central de la Federación Rusa de suspender, a partir del mes de abril, la compra de oro en el mercado doméstico.

Rusia había sido el principal comprador de oro dentro del sector oficial durante la última década, con una media de 162 toneladas anuales durante este periodo.

Ello le permitió ascender hasta el quinto puesto entre los países con mayores reservas, con 2.298,5 toneladas a cierre del pasado mes de octubre, que representaban un 23,8% del total de reservas en divisas.

La principal razón de esta decisión fue el desplome del precio del petróleo a partir del mes de marzo, que afectó a las arcas de Rusia, ya que constituye su principal fuente de ingresos.

Por su parte, Turquía, el principal actor durante 2020, ha sido también determinante para este cambio de tendencia.

Entre enero y noviembre, el Banco Central de la República de Turquía había adquirido 201 toneladas de oro y vendido 74, convirtiéndose en el mayor comprador y vendedor del año.

 

DESCARGA GRATIS EL EBOOK

El oro como solución a la crisis provocada por el COVID19

Previsiones para 2021

 

De cara a 2021, todo apunta a que el sector oficial va a seguir impulsando la demanda global de oro. Según el informe de Metals Focus,

“de cara al futuro, creemos que el sector oficial va a permanecer en el lado de la demanda, aunque las cifras netas de compras van a ser modestas en comparación con los elevados niveles de los últimos años. Después de todo, la diversificación de la cartera de inversión sigue siendo el principal factor que impulsa el interés de los banqueros centrales por el oro, especialmente teniendo en cuanta la elevada tensión geopolítica. Además, con las medidas de rescate sin precedentes adoptadas por los principales bancos centrales, los rendimientos reales de los bonos estatales van a seguir siendo negativos durante algún tiempo, lo que ayudará a justificar una rotación a favor del oro en los próximos años”.

Y es que los propios bancos centrales creen que la dinámica en la que está inmerso el oro y los factores que han determinado su subida durante este año van a seguir impulsando el metal en 2021.

 

Banco central de Hungria

 

Desde el Banco Nacional de Hungría, su responsable de la gestión de las reservas en divisas, Róbert Rékási, respondía así a la pregunta de la revista Central Banking sobre si la demanda de los bancos centrales había alcanzado su techo:

“No creo que ni siquiera nos hayamos aproximado a este techo. En primer lugar, recientes encuestas han revelado que los bancos centrales siguen queriendo incrementar sus reservas de oro.

En segundo lugar, los factores que han impulsado la subida del precio del oro siguen siendo muy poderosos. El entorno de rendimientos bajos e incluso negativos de los bonos del tesoro es muy favorable para el oro. Las tensiones geopolíticas y en el comercio internacional también van a contribuir a impulsar el precio del metal. Por ejemplo, la creciente competencia entre China y los Estados Unidos es un factor a largo plazo que no va a desaparecer tras la pandemia o con la llegada de una nueva administración a EEUU.

En tercer lugar, los bancos centrales de diferentes regiones contemplan el oro de una forma diferente que antes de la crisis financiera. Un signo muy evidente de todo esto fue el final del Acuerdo de Washington sobre el Oro en 2019”.

 

Los bancos centrales quieren seguir comprando oro

 

La mejor señal de cara a la demanda futura de oro es que los propios bancos centrales han manifestado su deseo de seguir aumentando sus reservas de oro. Según la encuesta realizada por Central Banking el pasado mes de agosto entre 26 bancos centrales, la pandemia no alterará los planes de bancos centrales, que van a seguir consideran que el oro es un activo muy atractivo para sus reservas, por lo que seguirán apostando por él en los próximos años.

Si cabe, el deterioro de la economía provocado por la pandemia ha hecho que valoren aún más el papel que puede desempeñar el oro: un 23% de los encuestados lo considera un activo aún más atractivo que antes.

 

Los bancos centrales quieren seguir comprando oro

 

Según el representante anónimo de un banco central de Europa,

“el oro se considera un activo refugio en tiempos de inestabilidad política y financiera. Las actuales condiciones del mercado no han influido en el papel estratégico que desempeña en las reservas. Si acaso, han reafirmado la validez de esta teoría”.

Entre los principales factores que determinan el volumen de las reservas de los bancos centrales, la mayoría de los gestores encuestados se han decantado por el papel del metal precioso como elemento de diversificación.

Así, el 64% de los encuestados ha valorado la diversificación como factor decisivo para establecer el volumen de reservas.

En segundo lugar, destacado por el 40% de los encuestados como muy relevante, se sitúa el factor referido a los bajos tipos de interés actuales.

En menor proporción, los gestores encuestados citaron también la situación geopolítica mundial, la trayectoria histórica del oro y su contribución a mitigar el riesgo de la cartera de inversión.

Pero lo más interesante de esta encuesta es la predisposición mayoritaria a seguir incrementando sus reservas en el futuro. Nada menos que el 62% de los encuestados asegura que va a incrementar el volumen de reservas de oro en los próximos 12 meses.

En cambio, ninguno de los encuestados manifiesta su intención de reducir sus reservas en el plazo de un año, y solo un 15% se confiesan que no están seguros de lo que van a hacer.

 

Descarga ebook el oro como solución a la crisis covid19
Consulta gratuita SEMPI Gold España

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

c/ Miguel Yuste 11, 3º Planta.

28037 Madrid

SEMPI Gold España © 2020