Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Las siete razones por las que los gobiernos desconfían del oro

16 diciembre 2021
Las siete razones por las que los gobiernos desconfían del oro

Uno de los motivos por los que el oro es un activo de inversión muy popular desde hace cientos de años es por la independencia que confiere a los que confían en él. Salvo en casos de confiscación por parte del Gobierno, como sucedió en los Estados Unidos en 1933, no hay forma de que los estados puedan controlarlo, y mantiene su valor independientemente del lugar y el momento. Es lógico, por tanto, que los gobiernos desconfíen de un activo que constituye una amenaza para sus divisas basadas en la confianza.

El oro procura una enorme libertad e independencia económica a los inversores que confían en él, ya que carece de riesgo de contraparte, no es responsabilidad de nadie y los gobiernos y estados no pueden hacer nada para controlarlo, salvo adoptar medidas extremas como situarlo fuera de la ley.

Esto es lo que hizo el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt en 1933, cuando firmó la Orden Ejecutiva 6102, que prohibía la posesión de oro en manos privadas y concedía un plazo inferior a un mes para que los ciudadanos vendieran su metal al Gobierno, a un precio establecido.

Se trata, como hemos dicho, de una medida extrema que difícilmente podría aplicarse hoy en día. Por ello, los inversores en oro aprecian la independencia que les otorga la posesión del metal precioso, un activo reconocido mundialmente y que resulta muy fácil de liquidar.

Por esos mismos motivos, los gobiernos y estados desconfían del metal precioso. Como explica Stephen Flood desde el blog de Gold Eagle, “los gobiernos odian el oro porque no pueden imprimirlo ni controlarlo fácilmente, y porque no les sirve para sus eternos planes de fiscalizar y redistribuir la riqueza”.

Opinion positiva sobre el oro - lingotes de oro SEMPI gold

Un ejemplo reciente es el intento, por parte del Gobierno de la India, de controlar las importaciones de oro por medio del aumento de la carga fiscal o la imposición de normas, como la que obliga a los importadores a exportar como joyería de oro el 20% de la cantidad de metal precioso importada.

Sin embargo, estas normas son de difícil aplicación y, en la práctica, el contrabando de oro se ha disparado en la India. Una vez que el metal se encuentra en forma de joya o lingote, es muy difícil someterlo a impuestos.

Flood señala que, si los bancos centrales de muchos países acumulan toneladas de oro en sus cámaras acorazadas, es por la misma razón por la que los inversores confían en él: porque es independiente de cualquier otro gobierno.

En su post, el experto de Gold Eagle señala siete razones por las que los gobiernos desconfían del oro físico:

1.- El oro es más difícil de rastrear y someter a impuestos que las divisas fiat

Las leyes de los países establecen que todos los impuestos deben pagarse en divisas fiat (emitidas por los respectivos gobiernos y respaldadas por la confianza en su banco central). Por tanto, no es posible utilizar oro y plata físicos para estos pagos ni para abonar deuda.

Como explica Stephen Flood, por medio de una larga serie de decisiones adoptadas entre 1921 y 1971, y ante el crecimiento desmesurado del gasto público por parte de los políticos, los gobiernos de los países occidentales optaron por la interferencia y la redistribución en vez de dejar que el capitalismo actuara libremente.

De esta forma, en vez de dejar crecer el pastel de forma descontrolada, su objetivo era dividirlo en porciones exactamente iguales para todos. “Pero no se puede controlar el tamaño de las porciones si no se controla el cuchillo, por eso los gobiernos deben asegurarse de que solo se reconoce el dinero fiat como riqueza, ya que es más fácil de localizar y gravar con impuestos que los metales físicos”, explica Flood.

2.- No se pueden afrontar rescates millonarios con una divisa vinculada a un patrón oro

Las industrias fuertemente reguladas por los gobiernos, como las entidades financieras, no puede rescatarse en caso de quiebra sin una divisa fiat, que puede imprimirse de firma infinita, sin estar vinculada a un patrón oro o a otro factor limitador.

Cuando este tipo de empresas fuertemente reguladas quiebran, el gobierno de turno tiene la responsabilidad de rescatarlas. Así, durante la década de los años 30 del siglo pasado, se produjo una crisis bancaria generalizada, debido a que los gobiernos aplicaron la política errónea para afrontar los problemas de liquidez.

Opinion positiva sobre el oro - lingotes de oro SEMPI gold

 

Ése fue el motivo, por ejemplo, de que el presidente de EEUU se viera obligado a decretar la confiscación del oro en manos de los ciudadanos, ya que sin él no podía imprimir más dólares que, por entonces, aún estaban respaldados por oro.

Así, para incrementar sus reservas, la administración Roosevelt expropió el metal que estaba en manos de los ciudadanos, pagándoles un precio por debajo del mercado y subiendo la tasa oficial posteriormente. Ello le permitió seguir imprimiendo dólares con los que rescatar a los bancos.

Esta prohibición permaneció vigente hasta los años 70, en que se comprobó que el mercado negro prosperaba y el oro, como activo tangible que es, podía ocultarse fácilmente para que el gobierno no lo detectara.

3.- El oro se ha apreciado frente al resto de divisas fiat desde que los gobiernos abandonaron el patrón oro

El metal precioso tiene la capacidad de mantener el poder adquisitivo a lo largo del tiempo. Un ejemplo: usando el oro como medio de pago, una túnica romana solía costar prácticamente los mismo que un traje de confección de la actualidad.

En cambio, basta con esperar unas décadas para que constatemos la devaluación de la moneda que utilizamos habitualmente, y que se plasma en el hecho de que la misma cantidad de dinero permite adquirir cada vez menos bienes y servicios.

4.- El oro amenaza con reemplazar al papel como medio de pago

Según Flood, la existencia del oro en la economía es un recordatorio constante de la escasa calidad del dinero papel emitido por el gobierno y amenaza con sustituir a éste.

Incluso a pesar de que el gobierno respalde a la divisa fiat con su prestigio y sus leyes sobre medios de pago legales, las monedas de oro en manos de los ciudadanos seguirán siendo una amenaza al control gubernamental sobre la divisa del país.

5.- Los bancos centrales son el instrumento del gobierno para crear y controlar la divisa fiat

El poder de crear y controlar las divisas fiat emana de los gobiernos, que lo delegan en los bancos centrales. Mientras los ciudadanos hagan uso del dinero fiat, el banco central estará satisfecho. El problema viene cuando éstos encuentran una alternativa al dinero oficial, y la principal de estas alternativas es el oro.

Opinion positiva sobre el oro - lingotes de oro SEMPI gold

Como explican desde Gold Eagle, “éste es el motivo por el que los bancos centrales odian el oro: si los ciudadanos utilizan oro en vez de la divisa fiat, el banco central pierde poder”.

6.- El oro está relacionado con el aumento del desempleo

El metal precioso está directamente relacionado con el aumento del desempleo, que suele registrarse en momentos de crisis e incertidumbre económica.

Dado que la Reserva Federal, que es el banco central estadounidense, tiene encomendada la doble misión de mantener la estabilidad de los precios y de promover el máximo empleo, es normal que desconfíe del oro, cuyo precio sube cuando aumenta el desempleo. Y lo mismo sucede con otros bancos centrales.

7.- El patrón oro obliga al gobierno a adoptar políticas de austeridad

Cuando el patrón oro estaba vigente, el Gobierno estadounidense estaba muy limitado en términos de su capacidad para aumentar el déficit presupuestario.

Dicho de otro modo, el oro obligaba a políticas de austeridad, ya que no se podía emitir moneda sin el consiguiente respaldo en metal. En cambio, una vez abandonado el patrón oro, el gobierno adquirió la capacidad de financiar el gasto nacional simplemente pidiendo prestado dinero a la Reserva Federal.

El reciente programa multimillonario de compra de bonos puesto en marcha por la administración Biden para impulsar la economía estadounidense tras la pandemia no ha necesitado oro; simplemente, la Fed cuenta con la capacidad de ampliar su balance sin restricciones.

En conclusión, el oro limita el poder e influencia de los bancos centrales, por lo que no es extraño que éstos desconfíen de él. Por ese mismo motivo, los ciudadanos deberían recurrir a él para obtener independencia financiera.

Descarga GRATIS el ebook
Consulta gratuita SEMPI Gold España

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

c/ Miguel Yuste 11, 3º Planta.

28037 Madrid

SEMPI Gold España © 2020