fbpx /*añadir etiqueta nofollow a redes sociales del footer*/

Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Joyería vs oro de inversión: los quilates son la clave

20 febrero 2020
Joyeria vs oro de inversion: los quilates con la clave

Es difícil que a una persona o empresa cuyo trabajo está relacionado con los metales preciosos de inversión no le llegue una consulta profesional o personal acerca del posible valor de venta que pueden tener “las joyas de la abuela”. Unas piezas que el interesado atesora con mimo desde hace décadas con el objetivo de poder sacarles un rendimiento. En este post vamos a explicar las peculiaridades del oro de joyería frente al oro de inversión y cómo, aunque parezca lo mismo, existen notables diferencias.

 

“¿Cuánto cree que me pueden dar por esta pulsera y estos pendientes que pertenecieron a mi bisabuela?”

Seguro que cualquier persona que tenga cierta relación con el mercado del oro ha escuchado esta pregunta en más de una ocasión, por más que su actividad, como la nuestra, tenga más que ver con el oro de inversión que con las tiendas de empeño, popularmente conocidas como ‘Compro oro’.

Habitualmente, la respuesta que los profesionales del ramo, los citados ‘Compro oro’ suelen dar al cliente potencial no suele satisfacerle. “Es que son de oro”, responderá éste indignado. “Sí, pero de 9 quilates; eso no vale apenas nada”, precisará el posible comprador.

 

Diferencia de quilates en joyas

Diferencia de quilates en joyas | Fuente: joyeriagarce.com

 

Ahí está, precisamente, la clave de la cuestión: los quilates. En ellos estriba la diferencia entre el valioso oro de inversión y el no tan valioso oro utilizado en joyería.

 

La joyería, el mayor consumidor mundial de oro

 

Según los datos del informe Gold Demand Trends 2019, del Consejo Mundial del Oro, la demanda de joyas de oro fue de 2.107 toneladas en 2019, un 6% menos que las 2.240,2 toneladas de 2018.

El sector de la joyería es, junto con el de la inversión, el que consume una mayor cantidad del oro que se extrae de las minas. Aunque su porcentaje ha descendido en las últimas décadas, debido a la pujanza de sectores como el tecnológico, el sector joyero aún acapara más del 50% de la demanda total de oro.

Por regiones, China y la India, los dos mayores consumidores mundiales de oro, también son quienes más metal demandan para la fabricación de joyas

 

Joyería “de inversión”

 

El oro de inversión tiene unas características de pureza y forma que están definidas, en el caso de la Unión Europea, por la normativa fiscal, que establece que solo los lingotes y monedas que cumplan determinadas condiciones serán considerados como tal y, por tanto, estarán exentos del impuesto sobre el valor añadido.

Pero el mundo no acaba en la Unión Europea, ni en los países occidentales. En Asia, el oro tiene una relevancia especial. Y en países como la India o China, la joyería también se considera, de cierta forma, como oro de inversión.

 

Joyas de oro India

 

En la India, por ejemplo, las joyas de oro constituyen el patrimonio de las mujeres que se casan. De ahí que en las bodas que se celebran en este país, las novias lleven una gran cantidad de oro encima.

Además, en las zonas rurales del país, escasamente bancarizadas y dependientes de la agricultura, los habitantes destinan el excedente de las cosechas, en los años buenos, para adquirir piezas de oro, habitualmente joyas, que constituyen su seguro contra cualquier siniestro o necesidad médica.

De ahí que uno de los factores que influye en el precio del oro en el país sea el nivel de lluvias que se registra en la temporada del monzón. Cuanto mayor sea éste, más abundantes serán las cosechas y, por tanto, mayores las expectativas de venta de los comerciantes joyeros.

 

Joyeria china

 

Otro tanto sucede en China: en celebraciones como la del Año Nuevo, es tradicional regalar joyas y piezas de oro, un símbolo que atrae la buena suerte.

Si en estos países sucede así, ¿por qué en el mundo occidental no se suele invertir en joyas?

 

Una cuestión de quilates

  

La explicación está en los quilates. Éstos son una unidad de medida de la pureza de los metales (no confundir con los quilates de las piedras preciosas, que son una unidad de peso).

El oro es uno de los metales más dúctiles y maleables que existen. Esto quiere decir que su escasa dureza le permite adoptar múltiples formas, y ser estirado en un hilo más delgado que un cabello humano, o aplastado en una lámina de micras de espesor.

Esta cualidad, que le ha permitido ser trabajado con facilidad por los artesanos durante muchos siglos, es también una de sus debilidades. Por ello, para usarse en joyería, el oro tiene que alearse con otros metales, que le dotan de una mayor dureza y resistencia al desgaste.

 

Aleaciones de oro con otros metales

Aleaciones de oro con otros metales | Fuente: presea.org

 

Para entendernos: el oro de inversión (en forma de monedas y lingotes) suele ser de entre 22 quilates (91,7% de pureza) o 24 (99,99%), también llamado oro puro.

En cambio, es muy raro que se fabriquen joyas de 24 o 22 quilates. Lo normal es que las piezas de joyería sean, como máximo, de 18 quilates (75% de pureza), y de ahí para abajo: 14 quilates (58,3%), 10 quilates (41,7%) o 9 quilates (37,5%).

 

¿Qué significa esto?

 

Que las joyas, especialmente las que fueron fabricadas hace años, suelen tener un quilataje muy bajo (18, como mucho), por lo que la cantidad de oro que contienen es más baja de lo que se imagina el cliente.

A ello hay que añadir que el valor de las piezas de joyería no solo radica en la cantidad de metal precioso que contienen, sino también en otras variables como el diseño, la dificultad de elaboración artesanal, etc.

Estas variables influyen a la hora de determinar el precio de compra original, pero con el paso del tiempo se diluyen: la joya deja de estar de moda, existen técnicas más avanzadas…

En suma, que una joya que costó una fortuna en su momento y que el heredero atesora con la esperanza de sacarle un buen rendimiento en momentos de vacas flacas, acaba siendo tasada muy a la baja, porque tiene menos oro del que se suponía.

Luego está la picaresca del comerciante del ‘Compro oro’ a la hora de aprovecharse de la situación del cliente apurado. Pero eso daría para otro post entero de este blog.

 

Oro de inversión y joyería no es lo mismo

 

Por ello, hay que separar cuidadosamente el oro de inversión y la joyería. En la formación del precio de los lingotes y monedas de inversión (ojo, no de colección), la magnitud fundamental es el valor del metal precioso que contienen, al que se la añade una pequeña prima que cubre los gastos en los que ha incurrido la refinería o casa de la moneda para fabricar/acuñar la pieza.

Y un consejo para futuros inversores: si tiene unos ahorros que quiere proteger de la devaluación y de la inflación, mejor inviértalos en lingotes o bullion (en Mercado de la Moneda tiene un interesante muestrario).

 

Banner Lingotes de Oro de Inversion - Mercado de la moneda

 

O, ya puestos, infórmese sobre los planes de compra programada de lingotes de oro que tiene a su disposición SEMPI Gold España.

 

Descarga ebook el oro como solución a la crisis covid19
Consulta gratuita SEMPI Gold España

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

c/ Miguel Yuste 11, 3º Planta.

28037 Madrid

SEMPI Gold España © 2020