fbpx /*añadir etiqueta nofollow a redes sociales del footer*/

Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Oro sostenible, el nuevo objetivo de la industria minera

04 junio 2020
Oro sostenible el nuevo objetivo de la industria minera

La sostenibilidad y la reducción del impacto medioambiental, además de la buena gobernanza y el respeto a los derechos de los trabajadores, son unos valores de obligado cumplimiento para todas las industrias. La del oro no es una excepción: la implementación de estos principios ha requerido un largo camino y no pocos dolores de cabeza para las compañías. A día de hoy, se puede asegurar que todo el oro propiedad de los clientes de SEMPI Gold España ha sido extraído y procesado con el máximo respeto a todos estos valores.

 

La producción de oro es una tarea muy compleja que involucra a diversas industrias, cada una con sus propias características y necesidades: minería, procesado, transporte, refinado, fabricación de lingotes… Se trata de unas industrias con unas enormes necesidades energéticas y unos procesos en los que se utilizan compuestos químicos que pueden ser altamente contaminantes.

Por otro lado, el oro físico, como activo, cuenta con una serie de ventajas (valor intrínseco en cualquier momento y lugar; enorme densidad, que permite concentrar un gran peso en un tamaño reducido; anonimato…) que pueden convertirse en inconvenientes, ya que es un instrumento muy utilizado para la financiación de grupos terroristas o para el blanqueo de capitales procedentes de delitos como el narcotráfico o el tráfico de armas.

Por ello, la industria del oro lleva años esforzándose por hacer del metal precioso un producto sostenible y producido con el menos impacto medioambiental posible, y por garantizar a los clientes finales que su oro cuenta con una procedencia garantizada y no ha servido para blanquear capitales ni para financiar a grupos armados.

Simplificando la cuestión, los problemas que puede generar el oro se dividen en tres aspectos: contaminación en la fase de minado y producción; emisiones contaminantes de la industria; procedencia dudosa del metal (minería irregular).

Vamos a explicar estas cuestiones y lo que ha hecho la industria al respecto en cada uno de los tres aspectos.

 

Contaminación

 

Uno de los principales problemas a los que se ha enfrentado la industria minera del oro es la separación de este metal del resto de elementos con los que viene mezclado. Desde hace mucho tiempo, la industria minera ha recurrido a un peligroso elemento químico, el cianuro, para provocar la reacción química que permite aislar el oro.

 

El problema es que el cianuro es un elemento químico altamente tóxico y la forma en que se utiliza ha dado lugar a accidentes que han provocado la contaminación de acuíferos con este compuesto, generando graves daños ecológicos.

Uno de los más graves tuvo lugar en Rumanía, en el año 2000, cuando la rotura de un depósito provocó el vertido de más de 100.000 metros cúbicos de cianuro a las aguas del río Somes.

La concienciación de la industria a raíz de ese accidente llevó a la firma, ese mismo año, del Código de Gestión Internacional del Cianuro, un código voluntario que rige la fabricación, transporte y uso del cianuro en la industria minera del oro, suscrito por empresas y organizaciones de 54 países.

Además, las legislaciones locales aprobaron diversas restricciones y prohibiciones que se mantienen en vigor en Argentina, Europa Oriental, América Central y los Estados Unidos.

A día de hoy, la industria está tratando de erradicar el uso del cianuro en el procesado del mineral de oro, aunque la cuestión no es fácil, ya que las alternativas son más complejas, costosas y recuperan menos porcentaje de oro.

Aun así, la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation (CSIRO), una agencia dependiente del Gobierno de Australia ha desarrollado junto con la minera Barrick Gold un procedimiento de lixiviación a base de tiosulfato que elimina los riesgos químicos y que ya ha comenzado a utilizarse de forma industrial.

 

Cambio climático

 

Otro de los problemas que genera la industria del oro es el de las emisiones contaminantes. Se trata de una industria que hace un uso muy intensivo de la energía, con gran cantidad de maquinaria pesada alimentada por gasoil, que libera toneladas de CO2 a la atmósfera.

Según el informe ‘Oro y cambio climático: impacto actual y futuro’, publicado por el Consejo Mundial del Oro en 2018, las emisiones anuales totales de CO2 por parte de la industria del oro se elevan a 126 millones de toneladas.

El objetivo de la industria es reducir estas emisiones a cero en el año 2050, para lo cual se están implantando diversas iniciativas.

 

 

Un de las más avanzadas es la que tiene lugar en la mina de oro de Borden (Canadá), explotada por la minera estadounidense Newmont. Se trata de la primera mina eléctrica del mundo, con una flota de máquinas subterráneas movidas por energía eléctrica y controladas en remoto.

Este modelo de minería sostenible, con cero emisiones de efecto invernadero es el que debe adoptar la industria para poder optar al objetivo de cero emisiones para el año 2050. Habrá que ver si el ritmo de implantación es el deseado.

 

Minería irregular

Posiblemente, uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la industria del oro es cómo atajar la entrada en el mercado internacional de oro procedente de explotaciones mineras artesanales, de pequeño tamaño.

Son explotaciones extendidas sobre todo por países africanos y del centro y sur de América, con medios de trabajo muy rudimentarios, sin ningún control sobre los vertidos o emisiones contaminantes, y proclives a abusos laborales y sobre los derechos humanos.

 

 

En muchas ocasiones, estas explotaciones extraen oro por encargo de organizaciones terroristas, paramilitares o de tráfico de armas o drogas, que se benefician de la venta del oro para el blanqueo de sus finanzas.

El objetivo de la industria es evitar que este oro llegue a los mercados internacionales. El problema es que la única fórmula que se ha encontrado hasta el momento es prescindir por completo de la producción procedente de la minería artesanal. Sin embargo, existen explotaciones de este tipo que son respetuosas con el medio ambiente y los derechos laborales, pero que no pueden dar salida a su producción ante las dudas que les surgen a las grandes compañías.

Gobiernos de África y América han tratado de legalizar esta situación articulando fórmulas para adquirir la producción de estos mineros, procesarla en refinerías estatales para poder contar con las garantías que les permitan venderlo en el mercado internacional.

La industria del oro, por su parte, ha dado pasos como la publicación, en 2019, por parte el Consejo Mundial del Oro, de los ‘Responsible Gold Mining Principles’, que afrontan de forma global los problemas a los que se enfrenta la producción de oro.

En total, se incluyen 10 principios, relativos a gobernanza (conducta ética, control del impacto, cadena de suministros); sociales (seguridad y salud, derechos humanos, derechos laborales, implicación con las comunidades locales); y medioambientales (responsabilidad medioambiental, protección de la biodiversidad, energía, agua y cambio climático).

 

Oro “Good Delivery” es sinónimo de oro sostenible

Como hemos explicado en un post anterior de nuestro blog, el oro ‘Good Delivery’ es el utilizado en los mercados internacionales y cuenta con la garantía del cumplimiento de todos los principios anteriores por parte de las refinerías que lo producen.

 

 

Sin este respeto por el cumplimiento de las normas, estas refinerías no estarían acreditadas por parte de la London Bullion Market Association (LBMA) y su oro no podría venderse en los mercados internacionales.

De esta forma, las propias refinerías se aseguran de que la procedencia del oro que procesan sea legal y no existen dudas sobre su origen.

Por ello, los lingotes que llegan a manos de los clientes de SEMPI Gold España solo proceden de refinerías debidamente acreditadas ante la LBMA y que cumplen con todos los requisitos y garantías de sostenibilidad.

Éste es el motivo de que los expertos aconsejen no adquirir oro si no es en comercios perfectamente identificados y acreditados, y no abrir los blíster en que vienen empaquetados los lingotes, para no afectar a la garantía de éstos por parte de la refinería o casa de la moneda que los ha fabricado.

 

Descarga ebook el oro como solución a la crisis covid19
Consulta gratuita SEMPI Gold España

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 910 052 162

c/ Miguel Yuste 11, 3º Planta.

28037 Madrid

SEMPI Gold España © 2020