Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

El oro de inversión en la declaración de la Renta

08 abril 2020

Aunque la economía española y mundial se encuentra en un estado cercano a la hibernación, a causa de las restricciones en la actividad obligadas por la epidemia de coronavirus, el pasado 1 de abril se abría el plazo para presentar la declaración de la Renta. Por ello, un año más queremos recordar cómo tributa a Hacienda el oro de inversión.

 

La campaña de la Renta 2019 va a ser especial por la incidencia que está teniendo en la economía española la epidemia de coronavirus, que ha detenido prácticamente la actividad empresarial, salvo en sectores muy específicos.

 

Una campaña sin muchas novedades

 

En principio, la declaración no tendría que verse afectada, puesto que el periodo objeto de tributación es enero-diciembre de 2019. Pero es inevitable que se hayan tenido que adoptar ciertas medidas.

Por ejemplo, se van a agilizar las devoluciones, teniendo en cuenta la situación en la que se encuentran muchos contribuyentes, que se han visto afectados por los numerosos ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) declarados por las empresas españolas que han cesado su actividad por las restricciones establecidas por el Gobierno.

De hecho, muchos contribuyentes ya han confirmado su borrador por medio de la aplicación de la Agencia Tributaria para teléfonos móviles y tabletas, agilizando los trámites para las devoluciones, que ya han empezado a realizarse desde el pasado 3 de abril, solo dos días después de la apertura del plazo.

El plazo de entrega de la declaración no se ha modificado a pesar de las circunstancias: el último día para presentarla es el 30 de junio.

 

Lingotes de oro

 

Respecto a cómo debemos consignar en la declaración de la renta el oro de inversión, lo primero que hay que hacer es explicar qué condiciones debe cumplir el metal precioso para ser considerado dentro de esta categoría.

El Anexo Noveno de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido determina que “se considerarán oro de inversión a efectos de esta Ley los lingotes o láminas de oro de ley igual o superior a 995 milésimas y que se ajusten a alguno de los pesos siguientes en la forma aceptada por los mercados de lingotes”.

 

Lingotes de oro de inversion C HAFNER

 

En dicho documento legal consta un listado de los pesos de los lingotes de oro de inversión, que oscila entre los 12,5 kilos (oro bancarizado, de 400 onzas de peso, que es el que utilizan habitualmente los bancos centrales) y tamaños más pequeños.

El peso de estos lingotes viene expresado en onzas troy (la medida habitual de los metales preciosos, que equivale a 31,10 gramos); tael (medida que se emplea en Asia Oriental, equivalente a 40 gramos); y tolas (utilizada en la India y que equivale a 11,64 gramos).

Según la Ley antes mencionada, se consideran oro de inversión todos aquellos lingotes cuyo contenido en oro puro oscila entre 350 y 430 onzas (10,88-13,37 kilos), en el caso de los lingotes bancarios.

En los de menor tamaño, se consideran oro de inversión aquellos cuyos pesos reales no difieran en más de un 2% de los que se establecen en el listado del Anexo.

 

Monedas

  

Monedas de inversion Bullion

 

En cuanto a las monedas de inversión o bullion, también tienen que cumplir una serie de requisitos para poder ser consideradas como oro de inversión.

Estos requisitos son los siguientes:

  • Que las monedas sean de ley igual o superior a 900 milésimas.
  • Que hayan sido acuñadas con posterioridad al año 1800.
  • Que sean o hayan sido moneda de curso legal en su país de origen.
  • Que se comercialicen de forma habitual por un precio no superior en un 80% al valor de mercado del oro que contienen.

Para aclarar qué monedas de inversión está incluidas en esta clasificación, el Diario Oficial de la Unión Europea publica, antes del 1 de diciembre de cada año, el listado de monedas consideradas como oro de inversión para el año siguiente.

El último listado, conteniendo las monedas consideradas como oro de inversión en 2020, fue publicado en el número del pasado 29 de octubre de 2019 del citado diario << DESCARGA EL DOCUMENTO >>

 

El oro de inversión, sin IVA

  

 

El hecho de determinar qué oro se considera de inversión y cuál está fuera de este calificativo se debe a que el oro de inversión, según lo establecido en la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, está exento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

El oro que no entra en esta categoría, porque no cumple las condiciones establecidas en el anexo de la ley, está gravado con el 21% en dicho impuesto. Este tipo se aplica también a las transacciones realizadas con lingotes y monedas de plata, un metal precioso que no disfruta de la misma exención fiscal que el oro de inversión, como tampoco el platino o el paladio.

Por tanto, el oro de inversión está considerado por la Agencia Tributaria dentro de un Régimen especial de tributación, en el que disfruta de la exención del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Lógicamente, este hecho constituye una notable ventaja del oro sobre otros metales a la hora de invertir, ya que una subida del precio del metal por encima de la prima pagada por la pieza (lingote o moneda) supondrá una ganancia para el inversor, mientras que en el caso de la plata o el platino, la subida tendría que superar ese 21% para empezar a obtener rentabilidad.

 

Fiscalidad del oro de inversión

  

Como tributa a hacienda el oro de inversion

 

Una vez que el cliente ha vendido el oro de inversión y ha obtenido una plusvalía o ganancia patrimonial, dicha ganancia está sujeta a la tributación en el impuesto sobre la renta, dentro de la base imponible del ahorro.

La cuantía del gravamen está establecida en tramos, en función de la cuantía de esta base imponible. Así, en la Renta 2019, los tramos son los siguientes:

  • Hasta 6.000 euros, el 19%.
  • De 6.000,01 euros a 50.000 euros: el 21%.
  • De 50.000,01 euros en adelante: 23%.

Por último, y en el caso de que el inversor mantenga en su posesión el oro de inversión y no realice ninguna operación con él, no es necesario que lo incluya en la declaración, ya que no está sujeto a tributación.

 

Newsletter

Descarga GRATIS el ebook

Calcula tu jubilación

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 902 750 800

C/ Corazón de María, 15. Primera Planta. | 28002 Madrid

SEMPI Gold España © 2020