Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Crisis 2008 vs crisis 2020: el oro, en máximos

02 julio 2020

El confinamiento obligado por la pandemia de Covid-19 ha constituido un hecho sin precedentes en la historia que ha provocado un daño económico difícil de calcular. Desde el primer momento se pensó que la crisis provocada por el virus sería la de mayor magnitud del último siglo y empezaron a hacerse comparaciones la crisis financiero de 2008. ¿Qué hay de cierto en esta comparación y, sobre todo, qué podemos esperar sobre el comportamiento del oro?

 

La crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19 ya es una realidad en España. Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el PIB nacional se contrajo un 5,2% en el primer trimestre del año, en comparación con el trimestre precedente.

Se trata de la mayor caída del PIB en la serie estadística desde sus inicios, en 1970, duplicando el mayor retroceso hasta el momento, que fue de un 2,6% en el primer trimestre de 2009.

 

Caida del PIB

 

A la bajada en el consumo de los hogares (-6,6%) y la inversión (-5,7%), se unió el desplome en el sector exterior, con el hundimiento de las exportaciones (-8,2%) y de las importaciones (-6,6%).

Por sectores, construcción (-6,8%), industria (-6,5%) y servicios (-4,7%) fueron los que más cayeron. Tan solo la agricultura (+1,4%) permaneció en positivo.

Con semejantes cifras, existen pocas dudas respecto a que la actual crisis económica va a ser una de las más profundas de la historia.

 

Crisis endógenas y crisis exógenas

 

Resulta inevitable hacer una comparación con la crisis financiera que se desencadenó a partir de 2008, la más reciente y también una de las más graves de los últimos 100 años. Pero, al margen de algunas similitudes en cuanto al comportamiento de las bolsas y del oro en sus inicios, los expertos consideran que se trata de crisis diferentes.

Según el World Economic Forum, en ambos casos se han registrado quiebras generalizadas de empresas, problemas de liquidez, pérdidas económicas y aumento del desempleo. Pero existen diferencias.

La principal de ellas es que la crisis generada por la pandemia de Covid-19 es una crisis exógena, originada por un acontecimiento ajeno al sistema financiero, que tiene lugar de forma inesperada y que causa un enorme perjuicio económico.

En cambio, la crisis que tuvo lugar a partir de 2008 fue endógena, es decir, que estuvo causada por la interacción de los propios participantes en el mercado, que tomaron la decisión de vender los mismos activos al mismo tiempo, provocando una grave crisis de liquidez que afectó al conjunto del sistema.

 

El comportamiento del oro en 2008 y en 2020

 

La caída masiva de las bolsas, a mediados del mes de marzo, cuando comenzó el confinamiento en diversos países entre los que se encontraba España, fue la primera manifestación de la crisis económica provocada por la pandemia.

¿Cómo reaccionó el oro? En teoría, el metal suele mantener una correlación negativa con las bolsas: es decir, cuando el precio de las acciones cae, el del oro suele subir, ya que los inversores se desprenden de las acciones y las sustituyen por el metal precioso.

Lógicamente, al aumentar la demanda de un producto en las mismas condiciones de suministro, su precio sube. Sin embargo, en momentos de crisis, en los que se registra una volatilidad extrema que provoca la huida de los inversores de las bolsas, esta correlación negativa con el oro no se produce.

 

Comportamiento del oro - Lingote de oro sobre gráficos

 

Así, según los datos de la London Bullion Market Association (LBMA), entre el 11 y el 12 de marzo, el precio del oro cayó desde 1.653,75 hasta 1.570,70 dólares la onza; una caída que en días siguientes se prolongó hasta los 1.474,25 dólares.

Desde el Consejo Mundial del Oro atribuyeron esta caída del precio del metal a la reacción de los inversores en el resto de activos:

“Como activo de alta calidad y liquidez, el oro se utilizó para obtener efectivo, ya que hasta hace poco era uno de los escasos activos que habían registrado una revalorización positiva en lo que llevamos de año”.

Como era de esperar, tras esa liquidación por necesidad, el precio del oro se recuperó y comenzó la escalada a la que estamos asistiendo en estos momentos.

Curiosamente, en la crisis de 2008, el oro siguió esta misma pauta, acompañando a las bolsas en su caída cuando se disparó la volatilidad en los mercados. En ese año, el precio en dólares del metal precioso cayó entre un 15 y un 25%, aproximadamente las mismas cifras que registró en marzo pasado.

Una caída que pronto encontró suelo, ya que a finales de 2008, el oro era, junto con los bonos del tesoro, uno de los escasos activos que mantenía una revalorización positiva.

 

Una remontada histórica

 

El comportamiento del oro desde el inicio de la crisis actual demuestra que se trata del activo refugio por excelencia. Tras la corrección descrita en el apartado anterior, derivada de la necesidad de liquidez de los inversores, el oro ha iniciado una escalada de la que aún se desconoce el techo.

 

Precio del oro de enero a junio de 2020

 

Siempre según los datos de la LBMA, tras tocar fondo el 19 de marzo, con un precio de 1.474,25 dólares la onza, el metal recuperó más de 20 dólares en una sola sesión, cerrando a 1.494,40 el día 20 de marzo.

Para el 26 de marzo, se habían superado de nuevo los 1.500 y los 1.600 dólares la onza, alcanzando la cifra de 1.634,80.

El 14 de abril, el metal superó la barrera de los 1.700 dólares la onza, situándose en 1.741,90, hasta que el 27 de junio se registró un precio de 1.771,60, que era el más alto desde octubre de 2012.

El consenso de los analistas es que el metal precioso está en condiciones de ‘asaltar’ su precio máximo histórico, que se alcanzó en el año 2011, cuando el precio spot superó los 1.900 dólares la onza.

Pero aún hay más: las previsiones más optimistas replican la evolución del precio entre los años 2008 y 2011 a la etapa actual, lo que dispararía el precio del oro muy por encima de su récord histórico.

Así, Frank Holmes, CEO de US Global Investors, afirma que

“entre 2008 y 2011, el oro subió desde los 750-800 dólares la onza hasta más de 1.900. Teniendo en cuenta que ahora mismo estamos viviendo el mismo programa de expansión del balance de la Fed, si los ciclos se repiten y el patrón es el mismo, el oro podría subir hasta los 4.000 dólares la onza.

Y Thomas Puppendahl, de Chancery Asset Management, opina que

“nos encontramos en las primeras etapas del siguiente mercado alcista, que probablemente será el mayor en términos de porcentaje desde 1999-2000. A medio plazo, creo que el oro llegará a 3.000-5.000 dólares la onza en los próximos tres años.

 

Política monetaria y valor refugio, factores clave

 

Para alcanzar ese nivel, el oro va a necesitar el impulso de los dos factores que ahora mismo están moviendo su cotización.

Por un lado, el interés de los inversores en el metal como activo refugio, ante la crisis económica internacional y la enorme volatilidad de otros activos. Un interés que se ha puesto de relieve con el aumento de la demanda de oro físico de inversión constatada por el Consejo Mundial del Oro en sus últimos informes.

 

Dolar y reserva federal

 

Y por otro, los billonarios planes emprendidos por diversos bancos centrales del mundo para reactivar sus economías. Según los últimos datos, el balance de la Reserva Federal estadounidense ha crecido ya por encima de los 10 billones de dólares. A título comparativo, cuando la quiebra de Lehman Brothers, en 2008, ese mismo balance había crecido de 1 a 3 billones de dólares.

En términos de PIB, la comparación es espectacular: con Alan Greenspan de presidente de la Fed, el balance del banco central estadounidense equivalía al 6% de la economía del país; con Jerome Powell al frente, ha crecido hasta cerca del 33%.

La conclusión de todo ello es clara: es el momento de confiar en el oro como refugio y protección de nuestro patrimonio ante los momentos inciertos que se avecinan. La mejor prueba es la trayectoria que mantiene en lo que llevamos de año, y que seguramente va a mejorar de aquí a la conclusión de 2020.

 

Newsletter

Descarga GRATIS el ebook

Calcula tu jubilación

Recursos 

Descargables

El oro de inversión al que se refiere esta web adquiere su denominación en el ámbito tributario, al tratarse de oro de ley 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis ley 37/1992 del 28 de Diciembre del impuesto sobre el valor añadido.

info@metalesdeinversion.com  | Tel. 902 750 800

c/ Miguel Yuste 11, 3º Planta.

28037 Madrid

SEMPI Gold España © 2020